Sustitutivos de comida

Comer mejor y hacer ejercicio, esa es la fórmula para poder perder peso. El problema es que su aparente sencillez no se corresponde con el esfuerzo que supone y la constancia y fuerza de voluntad que se necesita para lograrlo.

De hecho, llevar una buena alimentación es la base principal a la hora de adelgazar. Sin embargo, no siempre es fácil seguir una dieta sana y variada, muchas personas se sienten frustradas por ello

Por suerte, existen algunos productos que pueden ayudar a conseguir el objetivo. Entre ellos, destacan por su eficacia los sustitutivos de comida, que pueden hacernos un poco más llevadero todo el proceso.

Si es aconsejable, en cualquier caso, que nos pongamos como meta de nuestra dieta el adquirir buenos hábitos alimenticios. Por eso, los sustitutivos de comida deben usarse solo por un tiempo limitado. Lo mejor es acudir a un especialista que nos marque las pautas de cómo y cuándo tomarlos.

¿Qué son los sustitutivos de comidas?

Los sustitutivos de comida son aquellos productos dietéticos con un muy bajo aporte calórico (entre 200 y 400 calorías) que pueden tomarse en lugar de una comida. Están considerados como un apoyo a la hora de adelgazar, ya que sus características obligan al organismo a recurrir a las reservas de grasa para conseguir energía y, por tanto, quemarlas.

¿Qué son los sustitutivos de comidas?

Además, los sustitutivos de comidas tienen un fuerte efecto saciante, lo que ayuda a sentirse satisfecho y evita picar entre horas.

En su composición destaca la poca cantidad de grasas e hidratos de carbono presentes. Por el contrario, tienen un alto contenido en proteínas y fibra. Las normativas vigentes han establecido las cantidades de esos dos últimos nutrientes, así como de vitaminas y minerales. El objetivo es que sea un alimento equilibrado.

Este tipo de productos suelen ser principalmente barritas, batidos o sopas, que combinadas entre sí o con otros alimentos constituyan una comida completa.

Beneficios

Como apuntábamos antes, el principal objetivo de los sustitutivos de comida es ayudar a los que estén intentando adelgazar a seguir una dieta baja en calorías. Igualmente, están recomendado para los que necesiten bajar pocos kilos y no quieran empezar una programa de adelgazamiento.

El beneficio más directo de estos productos es, justamente, su eficacia para ayudar a perder peso. En poco tiempo se empiezan a ver los resultado, algo que supone un reforzamiento de la voluntad de la persona que se enfrenta a ese reto.

Otra ventaja que presentan es que son útiles para sustituir una comida que, por diversas circunstancias, la persona podía haberse saltado. No es infrecuente cuando se está intentando adelgazar que, por falta de tiempo para preparar alguna comida ligera para, por ejemplo, el trabajo, se decida simplemente obviarla. Esa costumbre no es nada beneficiosa y se puede paliar llevando una barrita o similar.

Los sustitutivos de comida evitan que aparezca la sensación de hambre durante bastante tiempo después de tomarlos. Su efecto saciedad, parecido al que produce cualquier comida normal, evita que se pique entre horas.

Para los que teman que tomar estos sustitutivos acabe siendo algo monótono deben saber que existen multitud de sabores que se pueden ir alternando. En ese sentido, es más probable que resulte más monótono comer siempre ensaladas.

¿Por qué debemos tomar sustitutivos de comidas?

En primer lugar, estos sustitutivos permiten perder peso rápidamente y, lo mejor, sin provocar carencias nutricionales. Frente a las dietas super restrictivas, que acaban desequilibrando nuestra alimentación, estos productos contienen todos los nutrientes necesarios.

Aparte de ese motivo principal, hay que apuntar que los sustitutivos permiten paliar un poco la falta de tiempo para planificar nuestra dieta. Nuestro ritmo de vida actual impide muchas veces que podamos cocinar, lo que hace que nos saltemos comidas o piquemos cosas nada saludables. Una barrita o un batido son la opción ideal cuando no tengamos a mano un plato saludable y equilibrado.

Estos beneficios, como todo en la vida, no se presentan en todas las ocasiones. Los nutricionistas recomiendan un uso moderado de los sustitutivos. No están indicados para largos periodos de tiempo y, además, no pueden hacernos olvidar que el resto de la dieta debe mantener la variedad y el equilibrio entre los nutrientes.

¿Funcionan para Bajar de Peso?

Esa es, sin duda, la pregunta del millón. La respuesta corta es que sí: los sustitutivos de comida funcionan en las dietas adelgazantes. Se trata de una manera sencilla, que evita que nos saltemos comidas y contiene los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Sustituir una comida por cualquiera de estos productos es una gran ayuda para que podamos seguir nuestra dieta hipocalórica. Evita, igualmente, que piquemos snacks poco saludables o algo de bollería con grasas trans entre horas.

Su aporta nutricional los convierte en un gran apoyo para que la dieta sea equilibrada en ese aspecto. No vamos a padecer falta de elementos tan importantes como las proteínas, la fibra o algunas vitaminas.

Diversos estudios han demostrado la efectividad de estos sustitutos para perder peso. Uno de ellos, desarrollado por la American Dietetic Association (ADA) llos consideraba una buena opción para todos los que intentan adelgazar pero no tienen demasiado tiempo para cocinas.

Por otra parte, la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) también publicó un informe positivo sobre los sustitutivos. En su estudio afirmaba que ” la utilización de sustitutos de una o más comidas por preparados comerciales puede facilitar el seguimiento de una dieta hipocalórica de manera correcta, favoreciendo, en este caso, tanto la pérdida de peso como el mantenimiento del peso perdido”.

Eso sí, tal y como también afirmaba la propia AEDN, el plan para adelgazar debe incluir ejercicio físico y la educación y modificación de la conducta alimentaria.

En qué momento debemos tomarlos

Como con todos los productos de este tipo, es importante consultar a un especialista que orienta sobre su modo de uso. Lo más recomendado es sustituir una o dos comidas al día por uno de estos sustitutivo.

Una de esas comidas debería ser o el almuerzo o la cena (nunca las dos) y la otra la comida de media mañana o la merienda. Es fundamental tomar más líquido para hidratar correctamente el organismo, así como algún lácteo o una fruta que complete nuestra dieta.

Los especialistas recuerdan que estos sustitutivos no debes ser utilizados por diabéticos o personas con enfermedades cardiovasculares.

Cuales Son Los Mejores Alimentos Sustitutivos

Hoy en día se pueden encontrar en el mercado numerosos tipos de sustitutivos. Aquí comentamos algunos de los más habituales.

Barritas

Las barritas son uno de los productos más clásicos de este segmento. No solo aportan la energía suficiente para que aguantemos el ritmo diario, sino que también ofrece un poderoso efecto saciante. Aunque depende de la marca, una barrita suele sustituir a una de las comidas intermedias del día, mientras que para las dos principales se necesita comer dos de ellas.

Su principal ventaja es la comodidad que suponen. No cuesta nada llevarlas encima y tomarlas en cualquier momento, sin necesidad de preparar nada. Sus componentes están calculados para sustituir una comida, ya que aporta todos los nutrientes que nuestro organismo funcione correctamente sin notar debilidad ni cansancio.

Como el resto de los sustitutivos, las barritas tienen un contenido calórico muy bajo. Gracias a esto, son muy eficientes para perder peso dentro de una dieta hipocalórica. La mayoría de ellas contiene, igualmente, una gran cantidad de proteínas y fibra, elementos también adecuados para controlar los kilos.

Para que no se caiga en la monotonía, estas barritas se presentan con varios sabores diferentes. Así, no vamos a acabar cansándonos de comer siempre lo mismo, pudiendo ir alternando entre nuestros sabores favoritos.

Batidos

Junto a las barritas, los batidos sustitutivos son el producto más demandado de este tipo. De hecho, se han convertido en muy habituales para todos los que quieren empezar una dieta intentando mantener un aporte nutricional correcto.Batidos sustitutivos

Los batidos son de gran ayuda para perder los kilos de más. Su efecto saciante calma el ansia por comer a deshoras y las proteínas que contiene consiguen que no sintamos cansancio ni decaimiento. A esto hay que unirle su bajo contenido en calorías, algo perfecto para lograr nuestro objetivo.

El formato en el que se presentan los batidos es el polvo. Para prepararlos solo hay que añadirlos a un líquido, que puede ser agua, zumo o la leche preferida. En el mercado vamos a encontrar una gran diversidad de sabores, incluidos los de chocolate que, además, van a calmar los posibles antojos de algo dulce.

Galletas

Aunque menos frecuentes que los dos productos anteriores, las galletas sustitutivas de comida son otra buena opción para incorporar a nuestra dieta hipocalórica. Están elaboradas para que tengan un gran contenido en proteínas y en minerales como el hierro. Sin olvidar, el aporte de fibra y vitaminas que completan las necesidades del organismo.

Como el resto de los sustitutivos, las galletas están ideadas para que no acabemos cansándonos de ellas. Así, por ejemplo, algunas llevan pepitas de chocolate, dándoles un sabor deliciosos.

Natillas

Todavía poco conocidas, las natillas sustitutivas ayudan a saciar el apetito entre horas. Son muy bajas en calorías pero ricas en los nutrientes que necesitamos en nuestro día a día.

Deja un comentario