Publicado el Deja un comentario

Alimentos con gluten

Alimentos con Gluten

La gran mayoría de alimentos contienen gluten porque alguno de sus productos de elaboración lo aporta o porque existe una contaminación cruzada durante su elaboración. Casi todos ellos puedes ser sustituidos por alternativas sin gluten.

El gluten está presente en los siguientes cereales: el trigo, la cebada, el centeno y sus derivados (kamut, triticale, espelta).

Para la elaboración de pastas, pizzas, panadería, bollería o pastelería se utilizan mayoritariamente las harinas de trigo, o si no se utiliza esta harina, puede contaminarse en el proceso con trazas de algún cereal con gluten.

ALIMENTOS QUE PUEDEN CONTENER GLUTEN

Alimentos que por su proceso de elaboración o formulación pueden resultar contaminados con gluten o contener trazas.

Aceites y grasas comestibles

Alimentos infantiles

Aperitivos

Azúcares y edulcorantes

Bebidas alcohólicas

Bebidas no alcohólicas

Cacaos y chocolates a la taza

Cereales y pseudocereales

Chocolates, bombones y confitería

Cremas para untar

Embutidos y productos cárnicos

Frutas y derivados

Frutos secos

Golosinas

Harinas y derivados

Helados

Hortalizas, verduras, tubérculos y derivados

Lácteos y productos lácteos

      • Batidos
      • Bebidas de soja y licuados de soja
      • Leches fermentadas
      • Leches fermentadas con sabores o frutas
      • Nata para cocinar
      • Postres (postres lácteos de larga duración, flanes, natillas, arroz con leche, crema catalana y mousses)
      • Preparados lácteos
      • Quesos de untar con sabores, tipo sándwich, preparados lácteos, en porciones, lonchas, rallados, etc.
      • Quesos frescos con sabores, tipo petit, etc.
      • Sustitutos lácteos: postres de soja, bebidas de arroz, cremas de almendras, etc.
      • Yogures aromatizados de sabores (enteros, semidesnatados y desnatados)
      • Yogures y preparados lácteos (pasteurizados, pasteurizados después de la fermentación, con frutas, zumos, enriquecidos con fibra y para beber)

Legumbres

      • Harinas de legumbres
      • Legumbres cocinadas (fabadas, cocidos, etc.)

Levaduras

      • Levadura deshidratada (en polvo o granulada) y extractos de levadura

Pescados, mariscos y derivados

      • Albóndigas de pescado
      • Conservas de pescado/marisco (en salsa, escabeche, con tomate, embutidas, etc.)
      • Paté de pescado
      • Sucedáneos de pescado y marisco (gulas, palitos de cangrejo, surimi, etc.)

Platos preparados y precocinados

      • Parrillada y braseados congelados
      • Platos precocinados
      • Platos preparados
      • Platos preparados y precocinados congelados

Postres

      • Postres de gelatina
      • Tartas y mousses

Preparados para postres y repostería

      • Aromas (vainilla, fresa, etc.)
      • Azúcar en polvo glass o glacé (Ver: Azúcares y edulcorantes)
      • Coberturas de chocolate (Ver: Chocolates, bombones y confitería)
      • Fideos de chocolate, estrellas de colores, colorantes alimentarios, fondant, etc.
      • Preparados en polvo para flan, gelatinas, natillas, etc.
      • Siropes y caramelos líquidos

Productos de consumo navideño

      • Roscones de reyes, mantecados y polvorones
      • Mazapanes y turrones
      • Peladillas

Productos dietéticos, suplementos y sustitutos

      • Barritas energéticas (sin cereales)
      • Bebidas de sales minerales, fibras vegetales y complementos alimentarios
      • Complementos dietéticos
      • Fibras vegetales
      • Levadura de cerveza
      • Nutrición deportiva
      • Suplementos alimenticios para niños
      • Sustitutos

Productos especiales sin gluten

      • Aperitivos
      • Barritas de cereales y snacks
      • Cereales para el desayuno sin extracto de malta, copos y mueslis
      • Galletas
      • Harinas de cereales permitidos
      • Helados
      • Pasta alimenticia
      • Pizzas
      • Platos preparados y precocinados
      • Productos de panadería
      • Productos de panadería congelados
      • Productos de repostería
      • Productos de repostería congelados
      • Sopas, consomés y caldos
      • Tortitas de cereales
      • Tortitas para tacos, fajitas o quesadillas

Productos para dietas vegetarianas

Purés y cremas

Salsas

Sopas y pastillas de caldo

ALIMENTOS QUE CONTIENEN GLUTEN

Alimentos que contiene cereales con gluten o derivados de los mismos.

Alimentos elaborados artesanalmente y/ a granel.

Bebidas alcohólicas

  • Cervezas (excepto marcas certificadas)

Cereales y pseudocereales

  • Cereales para el desayuno de malta, extractos de malta y jarabes de malta
  • Trigo
  • Espelta
  • Cebada
  • Centeno
  • Triticale
  • Avena (excepto marcas certificadas)

Gololosinas

  • Todo tipo de golosinas a granel

Harinas y derivados

  • Harina, almidones, sémolas y derivados: trigo, cebada, centeno, triticale y avena (en el caso de la avena excepto marcas certificadas)

Helados

  • Helados a granel o aquello en los que no se puede comprobar sus ingredientes
  • Helados con barquillo, bizcocho, galleta y/o obleas (excepto marcas certificadas)

Lácteos y productos lácteos

  • Yogures con cereales

Pescados, mariscos y derivados

  • Pescados rebozados o empanados (excepto marcas certificadas)

Productos de consumo navideños

  • Roscones de Reyes
  • Mantecadas
  • Mantecados
  • Polvorones

Excepto marcas certificadas

Productos dietéticos

  • Germen de trigo
  • Salvado de trigo

ALIMENTOS LIBRES DE GLUTEN

Aquellos por naturaleza no contienen gluten.

Aceites y grasas comestibles

  • Aceites (todos los tipos)
  • Grasas animales (manteca, sebo, tocino, etc.)
  • Mantequilla tradicional
  • Margarina sin fibra

Alimentos infantiles

  • Leches para lactantes (leche 1), leches de continuación (leche 2), leches de crecimiento (leche 3).
  • Tarritos de inicio (que no lleven como ingrediente almidón)

Aperitivos

  • Olivas con y sin hueso o rellenas de anchoa o pimiento envasadas sin aliño
  • Encurtidos: pepinillos, alcaparras, cebolletas, altramuces, etc. (sin aromas ni especias)
  • Palomitas de maíz envasadas (maíz, aceite y sal)

Azucares y Edulcorantes

  • Almíbar
  • Azúcar blanco y moreno
  • Edulcorantes
  • Fructosa y glucosa
  • Miel y melazas
  • Sirope de agave

Bebidas Alcohólicas

  • Toda clase de vinos (tintos, rosados, blancos, amontillados y dulces)
  • Vinos espumosos (cavas, champagne y sidras)
  • Anís, aguardiente, brandy o coñac, ginebra, pacharán, ron, whisky, vodka y tequila

Bebidas NO Alcohólicas

  • Achicoria
  • Gaseosa, sifón y sodas
  • Néctares, mostos y zumos de frutas
  • Refrescos: naranja, limón, cola, lima, manzana, tónica, bitter y gaseosa
  • Refrescos: light, sin azúcar, sin cafeína y bebidas de té con sabores
  • Infusiones de hierbas naturales sin aromas
  • Aguas embotelladas (naturales, minerales, con o sin burbujas y con sabores)
  • Café (sin aromas u otros ingredientes)

Cacaos y Chocolates a la Taza

  • Cacao puro en polvo
  • Manteca de cacao

Cereales y Pseudocereales

Siempre que se encuentren en grano.

  • Arroz
  • Maíz
  • Quinoa
  • Amaranto
  • Mijo
  • Sorgo
  • Teff
  • Trigo sarraceno/alforfón

Embutidos y Productos Cárnicos

  • Carne y vísceras, frescas, congeladas en conserva sin cocinar
  • Cecina y tocino
  • Jamón cocido, sólo calidad extra
  • Jamón y paleta curados (tipo jabugo, serrano, etc.)
  • Panceta y lacón frescos, salados o curados
  • Salazones y salmueras: lacón, costillas, orejas, manos y rabos salados

Especias, Condimentos y Sazonadores

  • Colorantes y aromas naturales en rama, hebra y grano (envasadas sin procesar). Ej: azafrán, canela en rama o vainas de vainilla. Nunca a granel.
  • Especias y hierbas naturales en rama, hebra y grano (envasadas sin procesar). Ej: pimienta, perejil, canela, nuez moscada, orégano, etc. Nunca a granel.
  • Sal
  • Vinagre de manzana, Módena, vino o sidra

Frutas y Derivados

  • Frutas al natural
  • Mermeladas, confituras y cremas dulces
  • Conservas de fruta en almíbar, compota y en su jugo
  • Frutas desecadas: albaricoques, bayas de Goyi, dátiles, orejones, pasas y ciruelas
  • Frutas confitadas y glaseadas

Frutos Secos

  • Frutos secos crudos con o sin cáscara (enteros)

Golosinas

  • Caramelos duros tipo cristal
  • Regaliz de palo

Helados

  • Helados de agua (ej: polos de limón, naranja, cola, etc.)

Hortalizas, Verduras, Tubérculos y Derivados

  • Hortalizas, verduras y tubérculos deshidratados, frescos, congelados, cocidos y/o en conserva al natural
  • Ensaladas y ensaladillas frescas, congeladas o cocidas de hortalizas, verduras y pescado (sin cocinar)
  • Hongos y setas comestibles frescas (sin procesar)

Huevos

  • Huevos frescos, deshidratados y líquidos

Lácteos y productos lácteos

  • Cuajada fresca, natural, cuajo, requesón y kéfir
  • Todo tipo de leche fresca (esterilizada o pasteurizada UHT), evaporada, condensada, concentrada, etc. (enteras o desnatadas)
  • Leches enriquecidas con sales minerales (calcio, fósforo, flúor, etc.) y vitaminas
  • Leches fermentadas y leches fermentadas líquidas naturales (sin aromas, sabores o frutas)
  • Yogures naturales (enteros, desnatados, enriquecidos, azucarados, bífidus, con carotenos y con vitaminas)
  • Yogur Griego (natural)
  • Nata
  • Quesos frescos con o sin lactosa, enteros, cuña o media cuña (tipo blanco pasteurizado natural, Burgos, Quark, Mozzarella, Villalón, requesón, etc.)
  • Quesos tiernos fermentados, curados o semicurados, con o sin lactosa, enteros, cuña, media cuña o lonchas (Brie, Camembert, Cheddar, queso de bola, Edam, Emmental, Gouda, Gruyére, Manchego, Mascarpone, Parmesano, Torta del casar, queso azul, etc.)

Legumbres

  • Legumbres y leguminosas secas (no granel): alubias, garbanzos, lentejas, soja, etc. (revisar que no contengan granos de trigo
  • Legumbres en conserva cocidas o precocinadas “al natural)

(en el caso de las lentejas revisar siempre el etiquetado ya que pueden contener granos de trigo)

Levaduras

  • Impulsores o gasificantes (bicarbonato sódico, ácido tartárico, sal de seltz y sal de frutas)
  • Levadura fresca de panadería (Sccharomyces cerevisiae) en bloques o pastillas

Pescados, Mariscos y Derivados

  • Conservas de pescado/marisco (al natural, al ajillo, en aceite y al limón)
  • Pescados y mariscos frescos, cocidos, congelados sin rebozar, ahumados, salados o desecados (salmón, trucha, bacalao, etc.)
  • Ensaladas y ensaladillas de pescado con hortalizas, verduras, etc. (sin cocinar)

Preparados para postres y repostería

  • Coco rallado
  • Cola de pescado (láminas)
  • Agua de Azahar

Productos Dietéticos

  • Jalea real
  • Polen en gránulos
  • Aceite de germen de trigo
  • Lecitina de soja

Salsas

  • Tinta de calamar (tinta de calamar/sepia/cefalópodo, sal y agua)
  • Tomate natural (entero/triturado)

Sopas y pastillas de caldo

  • Sopa de verduras

Otros

  • Garrofín (E410)
  • Goma guar (E412)
  • Goma arábiga (E414)
  • Agar agar
  • Goma xantana
Publicado el Deja un comentario

Lista de los mejores restaurantes sin gluten de Valencia

Lista de los mejores restaurantes sin gluten de Valencia

LOS MEJORES RESTAURANTES SIN GLUTEN EN VALENCIA

CELIACRUZ

http://www.celiacruz.es/

Teléfono 963 41 33 88

Calle Cuba, 54

Servicio 100% seguro para clientes celíacos. Al tener todos los productos sin gluten se evita la contaminación cruzada.

Cafetería, pastelería y pizzería con mucha variedad. También tienen tienda online,

ORSENSEGLUTEN (OSG)

Teléfono 615 19 66 42

Centro comercial MN4, calle Alcalde José Puertes, 12, Alfafar

Destaca por elaborar todo sin gluten y está especializado en ensaladas, hamburguesas y variedad de postres.

Hasta 37 variedades de pizza sin gluten

RESTAURANTE ALEJANDRO DEL TORO

http://restaurantealejandrodeltoro.com/

Calle de Amadeo de Saboya, 15

Teléfono 963 93 40 46

Es un restaurante de alta cocina y gastronomía valenciana galardonado con una estrella Michelín.

Sin carta exclusiva para celíacos, pero se adaptan a cualquier intolerancia y gustos.

 

EL MIRACLE

https://www.facebook.com/elmiracle.vlc/

Teléfono 963 81 87 69

Carrer de Campoamor, 42

Opción sin gluten para todos los menús. Comida casera sana.

También para veganos y un toque de comida siria.

 

ALFABEGA

https://www.restaurantes.com/restaurante-alfabega

Conde de Altea, 30

Teléfono 963 73 88 15

Cocina Mediterránea tradicional de alta calidad, con

 

MALKEBIEN

https://www.facebook.com/malkebien-141341109218455/

Teléfono 963 66 17 80

Calle Santo Domingo Savio 39

Carta de cocina de autor contemporánea y de mercado con una extensa carta sin gluten

RESTAURANTE CHINO SIN GLUTEN EN VALENCIA

Mey Chen

https://www.facebook.com/meychenvalencia/

Teléfono 963626666

Avda. Primado Reig, 163

Lleva muchos años ofreciendo comida china de gran calidad sin gluten

Carta específica para celíacos y sirven los platos etiquetados

 

RESTAURANTES ITALIANOS SIN GLUTEN EN VALENCIA

 

UN POSTO AL SOLE

https://patacona.es/pizzeria-un-posto-al-sole/

Teléfono 963 81 10 72

Av. Mare Nostrum, 1 Patacona

Restaurante puramente italiano con pastas y pizzas sin gluten

Todo para celíacos y no celíacos

LA STREGA

https://www.facebook.com/lastregavalencia/

Teléfono 963 73 61 34

Carrer del Comte d’Altea, 37

Excelente trato y cocina con productos de calidad aptos para celíacos.

Pastas y pizzas muy variadas sin gluten en una extensa carta con listado de alérgenos.

Publicado el Deja un comentario

Intolerancia al Gluten

Intolerancia al gluten

Ya sea porque cada vez se diagnostican más o por otras razones, lo cierto es que cada vez aparecen más casos de intolerancia al gluten, tanto en niños como en adultos. Esto ha provocado que se convierta en un problema muy frecuente, lo que ha llevado a una mayor conciencia acerca de los ingredientes presentes en muchos alimentos.

Según los cálculos de los especialistas, alrededor de 1% de la población mundial es celiaca, la enfermedad más habitual asociada a la intolerancia al gluten. Este elemento es un grupo de proteínas presentes, sobre todo, en cereales como el trigo, la cebada y, seguramente, la avena. Se sabe que la enfermedad tiene un componente genético, aunque existe aún cierto desconocimiento sobre por qué se desarrolla.

A ese gran porcentaje de afectados debe sumarse, según científicos, a muchas otras personas que podrían ser intolerantes al gluten pero que no están diagnosticados. El motivo de ese infradiagnóstico es que los síntomas de la intolerancia al gluten son numerosos pero poco específicos, es decir, compartidos con otras muchas afecciones.

Los síntomas se presentan cuando se consumen alimentos que contienen el gluten, esto es, aquellos que llevan trigo, la avena, la cebada y/o el centeno. Como señalábamos, la sintomatología es diversa y depende mucho de cada persona. Los más habituales van desde desde la diarrea a la sensación psicológica de irritación, pasando por el dolor abdominal.

En los últimos años, la industria alimenticia ha empezado a comercializar muchos productos libres de gluten, lo que ha paliado un poco los problemas que encontraban los celíacos anteriormente.

¿Qué es la intolerancia al gluten?

La definición más corta de la intolerancia al gluten es que se trata de una reacción adversa y permanente al gluten presente en el trigo, la cebada, el centeno y probablemente la avena. Las investigaciones sobre esta afección apuntan a que se presenta en individuos con una predisposición genética. El efecto principal es producir una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Como resumíamos antes, el gluten es un grupo de proteínas presente en algunos cereales. Además de los mencionados trigo, cebada, centeno y la avena, también aparece en otros como la espelta, el kamut o el triticale.

Precisamente uno de los grandes problemas de los celíacos es que el gluten no solo está en los alimentos que tienen esos cereales como ingrediente principal. Hoy en día, también aparece como espesante en múltiples productos.

Hasta el día de hoy, a pesar de los esfuerzos médicos y científicos, no existe ningún tratamiento eficaz para curarla. De esta forma, lo único que pueden hacer los intolerantes es mantener una dieta libre de gluten durante toda la vida. Esto supone eliminar de su alimentación todos aquellos productos que contengan trigo, cebada, avena o centeno.

Tipos de Alergias al Gluten

¿Qué es la intolerancia al gluten?

Aunque es la celiaquía la enfermedad relacionada con la intolerancia al gluten que más tratamiento recibe, existen otras afecciones con el mismo, o similar, origen. Por lo tanto, es muy importante distinguir entre ellas.

La enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es, según los últimos datos, un desorden de base genética y de carácter autoinmune. Aparece cuando el individuo afectado consumen algún alimento que contiene gluten, momento en el que su organismo reacciona negativamente.

La reacción se caracteriza por atrofiar las vellosidades o aplanamiento del revestimiento del intestino delgado. Esto conduce que que los nutrientes sean absorbidos con dificultad, provocando síntomas de amplio alcance

Los científicos calculan que la celiaquía puede afectar al 1% de la población. Sin embargo, las dificultades para lograr un diagnóstico preciso hace que un 83% de los afectados no conozcan que la padecen.

Las investigaciones están tratando de encontrar alguna solución farmacológica para sanar o, al menos, paliar la enfermedad. Hasta el momento sin éxito, por lo que a los celíacos solo les resta mantener una estricta dieta libre de gluten.

La sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC)

Conocida más popularmente como sensibilidad al gluten, está afección no está demasiado buen definida. En principio, no sería una reacción de inmunoglobulina E (IgE), ni tampoco una reacción autoinmune (como la celiaquía). Desde el año 2012 se considera una condición distinta a la enfermedad celíaca.

Uno de los grandes problemas es que no existen pruebas ni biomarcadores para poder diagnosticar la enfermedad, por lo que puede haber un número de afectados mucho mayor al estimado. Esto provoca que, para poder establecer que se padece hay que hacerlo por descarte. Se necesita descartar la posibilidad de tener celiaquía, alergia al trigo y de otras enfermedades con síntomas similares.

Aunque aún se conoce poco sobre la afección, se sabe que los síntomas aparecen alrededor de 48 horas después de ingerir el gluten y la duración de los mismos es muy prolongada.

La mejoría solo llega cuando se sigue una dieta libre de gluten, el único tratamiento existente para los que padecen esta sensibilidad.

La alergia al trigo

Frente a las afecciones anteriores, la alergia al trigo sí está considerada una alergia real. Sin embargo, hay muchos que la confunden con la intolerancia al gluten, cuando en realidad solo afecta cuando se consume algo con trigo. En cualquier caso, es relativamente común que aparezca a la vez que la celiaquía.

La alergia al trigo es más frecuente en niños que en adultos, produciéndose las reacciones adversas en apenas minutos u horas después de tomar el trigo. Sus síntomas incluyen desde náuseas, hasta anafilaxia, pasando por hinchazón de dedos y lengua, dolor abdominal, o comezón. Una persona con alergia al trigo debe evitar comer cualquier forma del trigo

¿Cuáles son los síntomas de intolerancia al gluten?

Los expertos han descrito más de 200 síntomas relacionados con la intolerancia al gluten. Existen diferencias por edad, por género y por otras variables.

Molestias digestivas

Uno de los síntomas más habituales son las molestias digestivas en los afectados. En el caso de los niños, esas molestias aparecen en forma de diarreas, vómitos o estreñimiento, con el consiguiente riesgo de deshidratación.

Los adultos, por su parte, presentan reacciones más complejas. Algunos padecen diarreas, otros sufren distensión abdominal después de comer y hay quien tan solo presenta dolor en el estómago.

Relacionado con todos estos problemas puede aparecer una manifiesta pérdida de peso incongruente con lo que se ingiere. Sin embargo, como muestra de la dificultad de reconocer a a esta enfermedad, en ocasiones se presenta el efecto contrario, el aumento de peso.

Estas molestias son las primeras que se eliminan cuando se empieza una dieta libre de gluten.

Fatiga

Los intolerantes al gluten absorben los nutrientes de manera más ineficaz. Esto provoca que el cuerpo tenga que hacer un sobreesfuerzo durante la digestión para intentar hacerse con nutrientes básicos como las vitaminas. Dicho esfuerzo extra se refleja en un cansancio extremo que llega a influir en la concentración.

El gran problema, como ocurre con otros muchos síntomas de la intolerancia al gluten, en que la fatiga también forma parte de la sintomatología de otras muchas dolencias.

Enfermedades autoinmunes

La celiaquía en concreto se asocia con otras enfermedades autoinmunes como la artritis, la tiroiditis de Hashimoto, el lupus… Muchas de ellas comparten síntomas, con lo que la dificultad de reconocer la enfermedad crece.

Desequilibrios hormonales

Como señalábamos, los síntomas pueden aparecer de manera diferente dependiendo del género del afectado. Las mujeres, por ejemplo, son más propensas a sufrir trastornos hormonales por causa de la enfermedad.

Lo más habitual es que presenten periodos menstruales irregulares o aparezca el síndrome de ovarios poliquísticos. Un efecto más grave es el aumento de la posibilidad de sufrir abortos espontáneos. Por último, también se ha relacionado a la intolerancia al gluten con la llamada infertilidad sin causa aparente.

Problemas en la piel

La falta de vitaminas que puede provocar la intolerancia al gluten puede llevar a padecer queratosis capilar (piel de gallina). Son normales la aparición de granos o protuberancias ásperas en la piel, habitualmente en la parte posterior del brazo.Problemas en la piel

Estado de ánimo

No se trata de un síntoma directo, pero todas las incomodidades y dolencias provocadas por la intolerancia al gluten pueden influir enormemente en el estado de ánimo. Así, no es extraño que los afectados muestren irritación, sientan ansiedad o tengan dificultades para concentrarse en sus tareas.

Dolor

El dolor no solo se presenta en el estómago. También son bastante habituales las migrañas o los dolores de cabeza. Suelen producirse entre una hora o dos después de haber consumido un alimento con gluten. Igualmente, son frecuentes los dolores en las articulaciones.

Dieta para Personas con Intolerancia al Gluten

Dado que la única manera de prevenir esta dolencia es siguiendo una dieta estricta libre de gluten, es muy importante que los afectados conozcan qué pueden comer y qué alimentos están totalmente prohibidos.

Una dieta sin gluten es, simplemente, la eliminación de todos los alimentos que puedan contener trazas de esa sustancias. Recordemos que está presente principalmente en el trigo, la cebada y el centeno.

Si ya eliminar alimentos como el pan o los que llevan harina es difícil, el asunto se complica cuando somos cocientes de que el gluten aparece en artículos que, en principio, no parecen sospechosos. Así, por ejemplo, se encuentran trazas en medicinas, vitaminas o algunos alimentos precocinados.

Los intolerantes al gluten se ven, así, obligados a comprobar con mucho cuidado los ingredientes de cada artículo que compran. Para ayudarlos, existen organizaciones, privadas y públicas, que elaboran información sobre el tema.

Por otra parte, se han establecido unos sellos oficiales para distinguir fácilmente que alimentos están libres de gluten.

De acuerdo a la legislación española, los productos marcados como libres de gluten pueden contener hasta un máximo de 20 ppm (partes por millón) de la proteína. Esa cantidad es tolerada por los celíacos. Sin embargo, algunos estudios desconfían de que no puedan aparecer síntomas a largo plazo incluso con esas cantidades.

Publicado el Deja un comentario

Dieta sin gluten

Dieta sin gluten

La celiaquía está causada por la intolerancia a un grupo de proteínas presente en algunos cereales: el gluten. Se trata de una enfermedad autoinmune que, de acuerdo a los estudios realizados, afecta al 1% de la población mundial.

Los afectados por esta dolencia no pueden consumir este gluten, ya que produce daños a su intestino delgado. Los síntomas varían dependiendo de la persona, siendo posible que se presenten diarreas, sensación de irritación, dolor abdominal o problemas cutáneos, entre muchos otros.

La enfermedad tiene un componente genético, aunque existe aún cierto desconocimiento sobre por qué se desarrolla. Los científicos continúan investigando sobre distintas facetas de la dolencia y, sobre todo, buscando como curarla.

Hasta el momento no han sido capaces de encontrar ningún tratamiento farmacológico que la cure o, simplemente, alivie. Por eso, la única manera que tienen los intolerantes al gluten de evitar sus efectos es llevar una dieta libre de gluten de por vida. Esto supone eliminar de su alimentación todos aquellos productos que contengan trigo, cebada, avena o centeno.

En los últimos años, la industria alimentaria ha empezado a comercializar muchos productos libres de gluten, lo que ha paliado un poco los problemas que encontraban los celíacos anteriormente.

¿Qué es la dieta sin gluten?

Tal y como indica su nombre, la dieta sin gluten es un plan alimenticio que elimina todos los productos que contengan esa sustancia entre sus componentes. El gluten, una proteína, se encuentra en varios cereales. Los más comunes en nuestra gastronomía son el trigo, la cebada y el centeno.

La celiaquía, como señalábamos antes, no tiene todavía cura. Si puede, en cambio,  ser controlada si se sigue una dieta muy estricta y durante toda la vida. La dieta sin gluten es el único tratamiento eficaz para la intolerancia a esa sustancia y para evitar los síntomas y complicaciones clínicas que conlleva para los afectados.

¿Qué es la dieta sin gluten?

De acuerdo con asociaciones de celíacos, el gran problema para seguir esa dieta es que alrededor del 70% de los alimentos comercializados en la Unión Europea contienen gluten o pueden tener trazas de esta glicoproteína.

El resultado de esa presencia tan masiva en los alimentos obliga a los que padecen la dolencia a comprobar exhaustivamente los ingredientes de cada artículo que compren. Para ayudarlos en esa complicada tarea, las asociaciones de celiacos suelen difundir información importante sobre el tema. Es muy buena idea seguir sus publicaciones por Internet.

Además, la administración ha establecido unos sellos oficiales para señalar aquellos alimentos que están totalmente libres de gluten. De acuerdo a la legislación española, los productos marcados como libres de gluten pueden contener hasta un máximo de 20 ppm (partes por millón) de la proteína. Esa cantidad es tolerada por los celíacos. Sin embargo, algunos estudios desconfían de que no puedan aparecer síntomas a largo plazo incluso con esas cantidades.

Precauciones

Dentro de los alimentos con los que se debe tener más cuidado es con los manufacturados. Según los expertos, solo con la lectura de la etiqueta es muy complicado estar seguro al cien por cien de que el producto está libre de gluten. La ley obliga a señalar el origen de las harinas, féculas, sémolas y de cualquier otro derivado de los cereales. Sin embargo, la manera de exponerlo en las etiquetas resulta confusa.

Como recomendación general, los intolerantes al gluten deben abstenerse de comprar cualquier producto que contenga uno de los siguientes ingredientes:

Gluten, cereales, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémola, proteína, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, extracto de malta, levadura, extracto de levadura, especias y aromas.

Por otra arte, tampoco se aconseja comprar productos a granel ni los que están elaborados artesanalmente, ya que su falta de etiquetado no permite comprobar sus componentes.

También recomiendan tener precaución con la manipulación de alimentos en bares, restaurantes y en comedores escolares, y consultar la forma de elaboración y los ingredientes en cada plato, antes de consumirlos.

En cuanto a la manera de cocinar, los expertos aconsejan evitar freír con aceites que se hayan usado anteriormente para cocinar productos que contengan gluten. Asimismo, se deben eliminar las harinas de trigo y el pan rallado normal y sustituirlos por sus equivalentes sin gluten.

Para terminar, es muy importante estar pendiente de la contaminación cruzada. Esta se puede producir cuando se manipulan alimentos supuestamente seguros en un entorno en el que antes se han manejado otros con gluten. Una tabla para cortar, por ejemplo, puede ser el vehículo para llevar el gluten a la comida.

Alimentos sin gluten para personas celiacas

Frutas y verduras frescas

Sanas, deliciosas y muy nutritivas. Las frutas y las verduras frescas son una de las mejores opciones para aquellos que padecen intolerancia al gluten.

Carne

Siempre que no sea en productos precocinados, no hay problemas para consumir carne de ternera o de cerdo. Lo mismo ocurre con aves de corral frescas, pescado o marisco frescos y huevos.

Alimentos sin gluten para personas celiacas

Lácteos

Entre los lácteos, los productos más convenientes para los celíacos son la leche no saborizada, la crema, el queso curado, algunos yogures, mantequilla, margarina, queso crema, requesón y crema agria.

Alimentos congelados

Si las frutas y verduras congeladas son al natural también son aptas para intolerantes al gluten. Lo mismo ocurre, con cuidado, con algunos helados y sorbetes, gofres sin gluten congelados, etcétera.

Algunos refrigerios, envasados y enlatados

Patatas fritas, tortillas de maíz, palomitas de maíz, galletas de arroz, tortas de arroz, frutos secos, semillas, gelatina y pudin, frutas y verduras al natural, atún o pollo en lata, alubias y lentejas.

Cereales y granos

Los cereales son la principal preocupación de los celiacos. Por eso es útil conocer algunas alternativas al trigo y al resto de los que contienen gluten. Entre los aptos se encuentran la crema de arroz, la sémola de maíz, los copos de arroz, el arroz integral o arroz blanco y algunas tortitas de maíz.

Algunos condimentos

Un listado aproximado de los condimentos permitidos sería: jaleas, mermeladas, miel, mantequilla de cacahuete, almidón de maíz o de patata, algunas mieles de maíz y de arce, melaza, azúcar moreno, blanco o glasé, especias y hierbas, sal, pimienta, salsas, encurtidos, aceitunas, salsa de tomate, mostaza, vinagres destilados y la mayoría de los aliños para ensaladas.

¿Qué ocurre si una persona celiaca toma gluten?

Cuando una persona celíaca toma un alimento que contiene gluten, la sustancia provoca una respuesta autoinmune en el intestino. Esta reacción provoca la inflamación y el deterioro de ese órgano, dañando la mucosa.

Al final, se generan una serie de síntomas que perjudican la calidad de vida del enfermo. Los daños producidos disminuyen la absorción de nutrientes esenciales y pueden causar deficiencia nutricional.

Aunque la sintomatología es muy diversa, algunos de los efectos más comunes son las diarreas, el dolor estomacal, las afecciones cutáneas, anemia y trastornos hormonales. En los peores casos, pueden aparecer algunos tipos de cáncer de colon o intestinal.

Publicado el Deja un comentario

¿Qué no pueden comer los celíacos?

¿Qué no pueden comer los celíacos?

La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) define la celiaquía como la “intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena”. Esta dolencia provoca una reacción inflamatoria en la mucosa del intestino delgado de origen autoinmune, cuyo resultado es una incorrecta absorción de los nutrientes. Explicado más claramente, el gluten presente en esos cereales daña las vellosidades del intestino encargadas de asimilar lo macro y micronutrientes de los alimentos

Los síntomas que provoca esta enfermedad varían dependiendo de la persona. Los más normales pueden ir desde la diarrea al dolor abdominal, pasando por la sensación psicológica de irritación y depresión y por las afecciones cutáneas.

Hasta el momento, y a pesar de todas las investigaciones en marcha, no se ha descubierto ningún tratamiento farmacológico que cure o alivia la enfermedad. La única solución consiste en seguir una dieta totalmente libre de gluten para toda la vida.

¿Qué alimentos no pueden comer los celíacos?

Como hemos comentado, los celíacos no pueden consumir ningún alimento que contenga gluten entre sus componentes. Esto significa que debe eliminar de su dieta todo aquello que contenga trigo, cebada, centeno y otros cereales menos frecuentes en nuestra cocina. Además, debe evitar otros alimentos que, aunque parezcan libres de estos cereales, puedan llevar alguna cantidad para, por ejemplo, espesar, algo muy común.

Para empezar, los celíacos deben intentar evitar, en la medida de lo posible, los alimentos procesados, envasados o elaborador. Lo mejor es recurrir a los alimentos frescos, incluida la carne, la fruta, pescados y verduras.

Obviamente, tendrán que eliminar pan, dulces, pastas, cervezas, muchos helados, etc. Por fortuna, cada vez hay más alternativas libres de gluten para los que echen de menos esos sabores.

Hay que señalar, para tranquilidad de los afectados, que esta dieta sin gluten no va a suponer ningún problema alimenticio. Las proteínas eliminadas, las de los cereales, no son indispensables para el organismo.

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que, cuando no se coma en casa, hay que avisar de que se padece celiaquía. En este sentido, los expertos recomiendan que, si se come fuera de casa, se opte por productos naturales. Es conveniente evitar los fritos, ya que pueden haber utilizado el aceite previamente para productos con gluten.

Uno de los problemas más comunes de los celíacos es la contaminación cruzada. En este caso, por contaminación entendemos la presencia de gluten en alimentos que no deberían contenerlo, debido a una mala manipulación.

¿Qué alimentos no pueden comer los celíacos?

Pan

Ha sido, tradicionalmente, el primer producto del que los celíacos prescindían. Todo producto de panadería elaborado con harina de trigo, centeno, cebada o avena va a provocar daños en el organismo de los afectados.

Por suerte, en la actualidad ya existen panes preparados a base de harina de otros cereales que sí pueden ser consumidas por los intolerantes al gluten.

Pasta

Es de sobras conocido que la pasta tradicional tiene como ingrediente principal al trigo. Eso provoca que no pueda incluirse en la dieta para celíacos. Como ocurre con el pan, ahora se pueden encontrar marcas y especialidades con otras harinas aptas para los intolerantes al gluten.

Cerveza

Aunque no se trate de un alimento imprescindible, no cabe duda de que muchos celiacos lamentan no poder tomarla. Su elaboración, basada en la fermentación de algunos cereales, como la cebada, la convierte en un elemento prohibido para ellos. Sin embargo en los últimos años se comercializan cervezas sin nada de gluten.

Chocolate

El chocolate pertenece a esa variedad de alimentos que pueden encontrarse con o sin gluten. En general, cuánto más puro sea, menos riesgo. Hay que tener cuidado con los que mezclan otros ingredientes, ya que pueden contener gluten.

Como consejo, incluso aunque la tableta que se compre sea sólo de chocolate negro o chocolate con leche se recomienda comprar únicamente aquellas marcas que dejen claro que no es peligroso para un celiaco.

Embutidos

Como sucede con el chocolate, pueden existir variedades aptas para los celíacos. Suelen ser las de mayor calidad, ya que usan ingrediente cárnicos y no otros complementos. Sin embargo, no es sencillo saberlo. Alimentos como el chorizo o el salchichón pueden contener algo de gluten por lo que es aconsejable no comerlos y evitar futuros problemas de salud

Alimentos preparados

Aunque se trate de comidas aparentemente sin nada que ver con las harinas de cereales no debes confiarte. Muchos alimentos preparados usan gluten para mejorar algunas cualidades del producto. Confía solo en los que lleven sellos oficiales.

Salsas, condimentos y colorantes alimentarios

Sucede lo mismo que con los alimentos preparados. Las salsas suelen llevar elementos con gluten porque es una manera de espesarlas. Como decíamos antes, guíate por los sellos oficiales que certifiquen que están libres de gluten.

¿Qué ocurre si me salto la dieta de vez en cuando?

Aunque pueda dar la impresión de que saltarse esporádicamente la dieta sin gluten no es algo serio, la realidad es otra muy diferente. Por pequeña que sea la transgresión, el organismo va a sufrir daños, incluso si no aparecen síntomas externos.

Los expertos aseguran que saltarse la dieta ocasionalmente, sea intencionadamente o no, afecta al intestino y, por lo tanto, a la salud en general. Además, impide la correcta recuperación de los daños que pueda tener ese órgano y prolonga los problemas.

Celíacos asintomáticos

Ante la ingesta ocasional de gluten hay un grupo de celíacos que pueden salir más perjudicados. Se trata de los llamados asintomáticos, aquellos que no presentan síntomas externos provocados por tomar alimentos con esta proteína.

El principal problema es que ea falta de reacción visible no significa que no haya daños internos. Sin embargo, al no notarlo exteriormente, puede aumentar su creencia de que no es tan negativo saltarse la dieta de vez en cuando. Lo más importante con lo que deben quedarse, y transmitir a tu entorno, es que al ingerir pequeñas cantidades de gluten, las vellosidades intestinales se ven afectadas.

Molestias digestivas

Uno de lo síntomas más frecuentes entre los que se saltan la dieta es la aparición de molestias, con el consiguiente riesgo de deshidratación.

Los adultos, por su parte, presentan reacciones más complejas. Algunos padecen diarreas, otros sufren distensión abdominal después de comer y hay quien tan solo presenta dolor en el estómago. Otro síntoma de este tipo es la hinchazón en la zona.

Desequilibrios hormonales

Estos desequilibrios afectan de manera diferente a mujeres y hombres. Las primeras son las que sufren este tipo de desequilibrio de manera más frecuente.

La manera más habitual con la que se presentan estos desequilibrios es en forma de períodos menstruales irregulares o con la aparición del síndrome de ovarios poliquísticos.

Dolor

A pesar de la creencia más extendida, los dolores no siempre afectan al estómago. La cabeza es otra de las partes del cuerpo más afectadas, apareciendo migrañas muy molestas. Igualmente, son frecuentes los dolores en las articulaciones

Los dolores asociados al consumo de gluten suelen presentarse entre una hora o dos tras haberlo ingerido.

Daños internos

Es posible que si un celiaco ingiere productos con gluten de manera aislada no refleje síntomas preocupantes o no lleguen más lejos de un dolor abdominal o vómitos. Sin embargo, como se ha comentado anteriormente, ese consumo sí va a afectar a sus vellosidades intestinales, agravando la dolencia.

¿Cómo es posible saber si un alimento tiene o no gluten?

Dejando a un lado aquellos alimentos naturales que, por su composición, no tienen gluten (carnes, verduras, pescados, etc.) la dificultad aparece en muchos artículos preparados, envasados o precocinados que pueden llamar a engaño.

Lo primero que se debe aprender tras un diagnóstico de celiaquía es a leer correctamente el etiquetado de los alimentos. Solo así podrás tener la seguridad de que no estás llevando a casa un producto perjudicial para tu salud.

La legislación actual, mediante el Reglamento 1169/2011, establece la información que debe aparecer visible en el etiquetado. Entre los aspectos que las empresas deben dar a conocer se encuentra la presencia de alérgenos y/ o de sustancias como el gluten.

¿Cómo es posible saber si un alimento tiene o no gluten?

En principio, hay que evitar todo aquello que contenga alguno de los cereales con gluten. Los más frecuentes en España son el trigo, la cebada, el centeno y la avena. En las etiquetas debe indicarse obligatoriamente y de manera destacada la presencia de cualquiera de ellos.

Por otra parte, el aumento de afectados de celiaquía ha movido a la industria alimentaria a elaborar productos específicamente pensados para que puedan consumirlos sin riesgo. Así, se ha convertido en bastante normal que se ofrezcan harinas, dulces, pastas o cervezas libres de gluten, algo que facilita mucho la vida a los intolerantes a la sustancia.

La administración y organizaciones de afectados también han desarrollado medidas para ayudar a los celíacos. De esta forma, se han creado unos sellos específicos que indican que alimentos no contienen gluten. Todos estos productos son aptos y son muchísimos.

En cualquier caso, hay que tener presente que ese sello de “sin gluten” significa que el alimento contiene menos de 20 ppms, cantidad establecida como límite saludable por parte de los médicos.

Los sellos en cuestión se dividen entre los oficiales de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, oficiales, y los creados por las propias marcas comerciales siguiendo un estricto protocolo.

Publicado el Deja un comentario

Cómo saber si eres celíaco

Cómo saber si eres celíaco

La celiaquía es una enfermedad causada por la intolerancia al gluten, una proteína presente en ciertos cereales. Se trata de una dolencia que, hasta el momento, no tiene cura y que provoca la inflamación de la mucosa del intestino delgado entre los que la padecen.

Uno de los grandes problemas de esta enfermedad es que los síntomas son comunes a múltiples afecciones. Por ejemplo, las molestias estomacales o la diarrea son, muchas veces, pasadas por alto al pensar que son simples indisposiciones.

Esto no solo le pasa a los pacientes, ya que muchos médicos también sufren el problema de esos síntomas confusos a la hora de tratar a los afectados. De hecho, hay quien denomina a la celiaquía como “enfermedad camaleónica”.

Esto provoca que, de acuerdo a los expertos, entre el 50 y el 70% de los celíacos en España no estén diagnosticados.

¿Cómo saber si soy celiaco?

Como comentábamos antes, la sustancia causante de la enfermedad es el gluten. Se trata de un grupo de proteínas presente en el trigo, la cebada, el centeno y, probablemente, la avena. Al consumir cualquiera de ellos, aquel que padezca la intolerancia va a sufrir daños en el intestino, lo que genera una incorrecta absorción de los nutrientes de la dieta.¿Cómo saber si soy celiaco?

La celiaquía puede aparecer en cualquier momento de la vida. Sus síntomas, digestivos o no, son muy diversos, complicando el diagnóstico médico.

Para realizar ese diagnóstico de forma segura, se debe practicar un análisis de anticuerpos específicos en sangre . En caso de ser positivo, el médico tiene que corroborar la existencia de la enfermedad con una biopsia endoscópica.

Hasta el momento, no se ha descubierto ningún tratamiento farmacológico que cure o alivie la dolencia. Así,el único tratamiento eficaz para la enfermedad celíaca es la dieta libre de gluten de por vida

Síntomas de los Celiacos

Algunos especialistas han llegado a contabilizar hasta 200 síntomas diferentes asociados con la celiaquía. Entre los más frecuentes se encuentran la pérdida de peso, la diarrea crónica, la anemia, las aftas bucales o los abortos espontáneos.

La aparición de esos síntomas depende mucho de la sensibilidad de cada persona, de la edad y del género. En algunos casos, pueden estar muy presentes. En otros, sin embargo, no aparece ninguno (asintomáticos). Los afectados de este último grupo son, obviamente, mucho más difíciles de diagnosticar.

Problemas gastrointestinales

Dolores de estómago, hinchazón, reflujo y digestiones pesadas son muy habituales entre los celiacos. Sin embargo, el síntoma más presente es la diarrea, que se presenta de manera muy virulenta en muchas ocasiones. Curiosamente, otro efecto bastante habitual es el estreñimiento.

Fatiga y dolor de cabeza

El dolor de cabeza y las migrañas se presentan poco después de haber tomado algún alimento con gluten. Aunque no es fácil estar pendiente, es una de las pistas que deberían llevar a la persona al médico.

Igualmente, los episodios de fatiga y cansancio sin motivo aparente son otras señales de que podríamos encontrarnos con la enfermedad.

Desequilibrios hormonales

Estos síntomas presentan formas diferentes dependiendo en hombres y en mujeres. Estas últimas pueden sufrir problemas en la menstruación, menopausias repentinas o, incluso, abortos espontáneos. En los hombre, la enfermedad puede causar problemas de infertilidad.

Síntomas cutáneos

Una de las señalas más típicas de la celiaquía es la aparición de la dermatitis herpetiforme. Los médicos consideran como la enfermedad cutánea por excelencia de los celiacos

.Síntomas de los Celiacos

Otra dermatitis, en este caso la atópica, también puede tener como causa a esta enfermedad. Su presencia se caracteriza por el enrojecimiento o la inflamación de la piel situada en la codos y rodillas.

La psoriasis, una de las dolencias de este tipo más conocidas, tiene un origen autoinmune, al igual que la intolerancia al gluten. Por eso, si se sufre, es conveniente comprobar si existe una relación entre ambas.

Anemia y pérdida de peso

La dificultad que encuentra el organismo para absorber los nutrientes es la causante de que los celiacos corran el riesgo de padecer anemia ferropénica. De hecho, los médicos consideran la aparición de este tipo de anemia como una señal para realizar las pruebas de diagnóstico de la celiaquía.

Los trastornos digestivos antes nombrados también pueden hacer que la persona afectada pierda peso si que exista una causa aparente. En el caso de los niños, esto se traduce en una talla más reducida con respecto a su edad

Aftas bucales

Se trata de pequeñas heridas que se presentan en el interior de las mejillas o en las encías. Aparecen y desaparecen pero que tienen una causa muy clara en muchas ocasiones: celiaquía.

Tengo familiares con celiaquía

Las investigaciones sobre la enfermedad han establecido que existe una predisposición genética a padecerla. En principio, se han identificado una serie de genes relacionados ( sistema HLA, DQ8 y DQ2), aunque se sospecha que pueden existir más.

De esta forma, tener un familiar con esta dolencia es una buena manera de estar alerta por si se presentan algunos de los síntomas antes mencionados.

Igualmente, si alguien de la familia es diagnosticado, una buena idea sería solicitar al médico que realice las pruebas al resto de la familia, tal y como queda establecido en el Protocolo de Diagnóstico Precoz. 

¿Debo recibir tratamiento médico?

Por desgracia, aún no se ha descubierto ningún tratamiento para la enfermedad. Las investigaciones continúa, pero, hasta la fecha, la única manera de tratarla es comenzar una dieta libre de gluten de por vida.

En el caso de que se diagnóstica en la infancia, se debe comenzar a eliminar de la dieta todo lo que contenga los cereales con gluten. Para los adolescentes y adultos la situación es parecida, aunque quizás les cuesta algo más acostumbrarse a la nueva rutina de alimentación.

La dieta sin gluten es muy eficaz y, llevándola a cabo de manera estricta, el intestino empieza a recuperarse de los daños que haya sufrido. Los que tengan que empezar a seguir esa dieta pueden encontrar ayuda e información en la página de la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España). La asociación publica un listado de los alimentos sin gluten que se pueden consumir.

 

Publicado el Deja un comentario

Celiaco a los 30

Celiaco a los 30

Aquellos que padecen la enfermedad celíaca sufren graves lesiones de la mucosa del intestino delgado cada vez que consumen gluten, un grupo de proteínas presente en cereales como el trigo, el centeno, la cebada y, probablemente, la avena. Esa lesión impide que el organismo absorba adecuadamente importantes nutrientes y causa una gran variedad de síntomas a los afectado. Los más clásicos, normalmente en la primera infancia, son diarreas, el vientre abultado, pérdida de peso, anorexia y retraso en el crecimiento.

Cuando la enfermedad se ha diagnosticado solo hay una manera de tratarla: eliminar de la dieta todos los alimentos que contienen gluten. El problema es que los síntomas son comunes a otras muchas afecciones o, incluso, pueden no aparecer nunca. Esto provoca que exista un alto tanto por ciento de afectados que no conocen su condición.

En los últimos años, gracias a las investigaciones desarrolladas, se está tomando mucha mayor conciencia sobre esta dolencia, que puede aparecer a cualquier edad.

¿Soy celiaco a los 30 años?

Los cálculos efectuados por los investigadores señalan que en España hay más de 60.000 personas diagnosticadas de esta intolerancia al gluten. Sin embargo, como señalábamos, pueden haber muchos casos más aún sin detectar.

Cuando el diagnóstico se realiza en la infancia, el niño tiene que dejar de tomar cualquier alimento con gluten. Posiblemente, para ellos es algo más sencillo, ya que se van a poder acostumbrar a la dieta desde el primer momento de sus vidas.

Sin embargo, los que rondan los 30 años, por ejemplo, pueden realmente encontrarse con una situación inesperada a la que no es sencillo adaptarse. A partir de conocer su condición, cada una de las actividades sociales, tan relacionadas con la comida en nuestro país, les va a suponer un esfuerzo notable. Desde salir con los amigos a viajar, en todo momento tendrán que vigilar que no haya nada perjudicial para ellos.

A pesar de eso, los testimonios de algunos treintañeros afirman que el diagnóstico fue un alivio. Tras haber sufrido los síntomas sin saber que les pasaba, incluso pensando que podría ser un cáncer, descubrir que controlando su alimentación podían solucionar sus problemas fue una alegría.

¿Soy celiaco a los 30 años?

Las primeras señales de celiaquía

No es sencillo establecer cuales son las primeras señales de alarma ante la celiaquía. La variedad de síntomas, que sean comunes a otras muchas dolencias o, incluso, la inexistencia de los mismos, hace complicado vigilar la aparición de la enfermedad. Aún así, podemos apuntar algunos de ellos que se presentan con frecuencia. Si es el caso, conviene vigilar si guardan relación con lo que se ha comido y acudir al médico para que realice las pruebas pertinentes.

Diarrea grave

Uno de los síntomas más clásicos es la aparición de diarreas graves cuando se consumen alimentos con gluten.

Anemia por falta de hierro

Otra de las manifestaciones más habituales de la enfermedad es la anemia por falta de hierro. Muchas veces va acompañada de cansancio, debilidad, dolor de cabeza o taquicardias. Si se notan esos síntomas de debe acudir al médico.

Dolor de cabeza y migrañas

El daño causado al intestino acaba afectando al sistema nervioso. La consecuencia son dolores de cabeza y migrañas muy complicadas de eliminar.

Dermatitis herpetiforme

Este tipo de dermatitis es muy típico de los celiacos. Se trata de lesiones en la piel provocadas por la intolerancia al gluten. Son muy similares a los herpes, con varias vesículas que confluyen en una única lesión.

Desequilibrios hormonales

Las mujeres pueden notar un desequilibrio en su menstruación o empezar a padecer el síndrome premenstruales. También son habituales los ovarios poliquísticos. En ambos sexos hay una posibilidad de producir infertilidad.

Problemas psicológicos

No es sencillo diferenciar estos problemas causados por la celiaquía de los mismos provocados por otras causas. En cualquier caso, los más frecuentes son la ansiedad, la depresión, el estrés o mucha irritabilidad sin motivo aparente.

¿Cómo debo afrontar mi nueva vida de celiaco?

Sin duda, para cualquier persona que tenga sobre 30 años no debe ser sencillo asumir que tiene celiaquía. No tanto por los síntomas, que se pueden eliminar, sino porque a partir de ese momento debe comenzar a hacer una dieta estricta durante el resto de su vida.

En primer paso debería ser tranquilizarse y tomar conciencia de que, a pesar de los inconvenientes, tu calidad de vida va a ser mejor tras el diagnóstico. Obviamente, va a haber limitaciones, pero al menos no volverán a aparecer los desagradables y dolorosos síntomas que sufrías.

¿Cómo debo afrontar mi nueva vida de celiaco?

Con cierto esfuerzo y fuerza de voluntad, las actividades habituales no tienen porque cambiar. Eso sí, para ello hay que empezar a informarse en condiciones. Una buena manera es acudir, o escribir, a alguna de las asociaciones de celiacos existentes. Ellos te darán todas las indicaciones sobre tu dieta, además de indicarte restaurantes seguros y consejos para la vida diaria.

Algo importante es comunicar a tu familia y amigos que padeces la dolencia. Los primeros deben someterse a las pruebas, dado el carácter genético de la celiaquía. Además, y eso es común con los amigos, es fundamental que sepan qué puedes comer para estar pendientes llegado el caso.

En cuanto a los aspectos prácticos, tienes que empezar a cambiar tu forma de comprar. Tira, antes que nada, lo que tengas en casa que contenga gluten y empieza a elaborar una lista de la compra. Las asociaciones antes mencionadas suelen publicar listados de alimentos permitidos. Además, existen sellos que certifican los que son seguros para los celiacos.

¿Es posible recuperarse de una celiaquía a los 30 años?

La celiaquía no tiene, por el momento, tratamiento farmacológico. Sin embargo, la dieta libre de gluten elimina los daños causados al organismo y permite llevar una vida normal. Por lo tanto, en ese aspecto sí que es posible recuperarse de la enfermedad tengas la edad que tengas.

Es cierto que, con 30 años, es muy frecuente salir a comer fuera con los amigos, a tomar unas cervezas (prohibidas a partir de ahora excepto las elaboradas para celiacos) o viajar por el mundo.

Esas situaciones son las más complicadas de resolver para llevar una vida norma. En casa es mucho más fácil controlarlo todo, pero fuera se pueden presentar más problemas.

Por fortuna, existen cada vez más locales de restauración con cartas para celiacos. Lo mejor es consultar algunas páginas web para asegurarse, ya que, por muy buena intención que tengan, algunos restaurantes sin la preparación adecuada pueden ser focos de contaminación cruzada.

Algo similar ocurre si sales al extranjero. El consejo es investigar y hacer un listado de los sitios de confianza. Otra opción es alojarse en un apartamento y preparar allí la comida.

Como conclusión, señalar que la mejor manera de llevar la celiaquía a los 30 años es intentar mantener una actitud positiva y pensar que no va a limitarte para que hagas las actividades que desees. De hecho, es mucho mejor tener que controlar lo que se come que padecer los síntomas por no conocer la enfermedad.

Publicado el Deja un comentario

Dieta para celiacos

Dieta para celiacos

La Enfermedad Celiaca es una enfermedad causada por la intolerancia al gluten. Se trata de una dolencia autoinmune y sistémica que afecta a individuos con una predisposición genética.

Al consumir alimentos con gluten, el intestino delgado de los afectados sufre la inflamación de sus mucosas, lo que impide la correcta absorción de nutrientes esenciales para el organismo. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran los siguientes: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales y anemia por déficit de hierro resistente

El creciente número de personas diagnosticadas ha acelerado las investigaciones sobre la enfermedad. No obstante, hasta el momento no existe ningún tratamiento médico que la cure. El único método eficaz para sanar los daños internos y evitar los síntomas es llevar una estricta dieta libre de gluten.

Esta proteína está presente en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y, posiblemente, la avena. Es importante saber que el gluten no tiene ningún valor nutricional. Su función es dar elasticidad de la masa de harina, confiriendo la consistencia esponjosa de panes y masas horneados.

¿Cuáles son los alimentos recomendables para abordar una dieta para celiacos?

Una dieta libre de gluten obliga a los celiacos a eliminar una gran cantidad de alimentos. No solo aquellos que contienen los cereales antes mencionados, como el pan o la pasta, sino también muchos precocinados, envases o salsas que incorporan gluten a su composición.

Aparte de esto, deben tener mucho cuidado con la contaminación cruzada, especialmente si se va a comer fuera de casa. Por ejemplo, nunca deben reutilizar el aceite de freír si antes de ha usado para preparar algún alimento que llevara gluten. llevar una dieta sin gluten significa eliminar una gran cantidad de alimentos y tener especial cuidado con la contaminación cruzada.¿Cuáles son los alimentos recomendables para abordar una dieta para celiacos?

La dieta sin gluten debe ser estricta siempre, sana, variada y equilibrada, al igual que el resto de las personas. Por fortuna, y a pesar de tener que limitar el número de alimentos disponibles, la gran ventaja es que todos los productos naturales están en la lista de permitidos: desde las carnes a los pescados, pasando por verduras, frutas, huevos o legumbres. Eso sí, hay que tener cuidado en el modo de prepararlos.

Como ayuda para los afectados, la Federación de Asociaciones de Celiacos Españoles lleva publicando desde 1991 un listado de los alimentos aptos para la dieta sin gluten.

Carnes y huevos

Entre los alimentos de origen animal, los celiacos van a encontrar múltiples opciones para su dieta. Empezando por las carnes, siempre frescas, de vaca, cerdo, cordero, pollo, conejo, entre otras. Los único que deben cuidar es las salsas que quieren incorporarles, ya que las preparadas suelen llevar gluten.

Igualmente, no tendrán problemas en consumir huevos, sin importar la manera de prepararlos. En cuanto a los fiambres y embutidos, es importante que sean precavidos y se limiten a aquellos incluidos en el listado de alimentos de la FACE.

Cereales

Dado que los cereales son los alimentos en los que aparece el gluten, es importante saber que hay alternativas al trigo, el centeno, la cebada y la avena.

El primero, y uno de los grandes aliados de los celiacos en su dieta, es el arroz. Gracias a su versatilidad, va a permitir variar mucho la dieta y que no resulte monótona. Su harina, además, puede usarse para preparar varias recetas sustituyendo a las de los cereales que contienen gluten.

Un cereal (pseudo cereal en realidad) muy de moda por sus propiedades es la quinoa. Es muy rico en minerales y vitaminas y tiene un bajo contenido en grasas. Se puede usar en lugar del arroz en las recetas que deseemos.

Aunque hay algunos más, vale la pena destacar al maíz. Este cereal se ha convertido en uno de los más consumidos por los intolerantes al gluten, sobre todo en forma de harina. Es estupendo para reemplazar a la de trigo y, de esta forma, no tener que privarse de muchos alimentos que, si no, estarían prohibidos por completos.

Verduras y frutas

La dieta sin gluten puede incluir sin problemas toda clase de vegetales y frutas. Se pueden comprar congeladas o frescas, mientras que las envasadas pueden presentar algunos problemas. En caso de duda, lo mejor es consultar la lista de alimentos para celiacos.

Lácteos

Leche, yogures, mantequillas o cuajadas no presentan ninguna cantidad de gluten en su composición y, por lo tanto, pueden ser consumidas por los celiacos sin problemas.

En el caso del queso, hay que ser más prudente. Es cierto que, en si mismo, no presenta problemas. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con algunos tipos de quesos que pueden contener gluten. Se trata, por ejemplos, de aquellos que se comercializan con sabores para untar. En general, se puede decir que cuanto más natural, más seguro es para los intolerantes al gluten.

Pescados y mariscos

Al igual que ocurre con la carne, pescados y mariscos frescos están en la lista de alimentos permitidos. Los que hay que evitar son aquellos en conserva o rebozados. Igualmente, si nos gusta el pescado frito, tendremos que buscar harinas especiales libres de gluten en el supermercado.

Edulcorantes

Los celiacos pueden utilizar edulcorantes naturales como el azúcar o la miel pura. Otras opciones deben ser consultadas en el listado de alimentos de las asociaciones de afectados.

Aceites y grasas

Una de las joyas de nuestra gastronomía, el aceite de oliva, podrás seguir proporcionando todas sus cualidades a los intolerantes al gluten. Lo mismo ocurre con el resto de los aceites, así como con la manteca.

Bebidas alcohólicas

Aunque las bebidas alcohólicas no son muy saludables, también es importante conocer cuales pueden tomar los celiacos. Para empezar, deben eliminar la cerveza, elaborada con cebada. En cualquier caso, cada vez se están comercializando más marcas destinadas específicamente a los que padecen esa dolencia.

En cuanto a las bebidas permitidas, nadie va a tener que privarse de una copa de vino si le apetece. Todos los genéricos son aptos para el consumo: Blanco, Rosado, Tinto, Txakoli, Oporto, Jerez, Añejo, Clarete, Turbio.

Lo mismo ocurre con la sidra o el vermut, además de con otros alcoholes como el vodka, el ron o la ginebra. Solo hay que vigilar aquellas variedades mezcladas, como las preparadas para hacer algunos cócteles.

Sellos sin gluten

Además de poder mirar la ya mencionada lista de alimentos aptos, existe otra herramienta muy útil para identificar los productos que pueden comprar los celiacos y que pueden ser dudosos. Se trata de los sellos sin gluten, creados por diversos organismos para ayudar a los intolerantes.

Los sellos sin gluten son una garantía para celiacos y sensibles al gluten. Es importante aprender a identificarlos y entender también las normas del etiquetado que permiten identificar como productos “Sin gluten” todos aquellos que contengan como máximo 20 ppm.

Entre los más conocidos en España se encuentra el de la FACE, que marca el límite en 10 ppm (partes por millón) y el ELS (Sistema de Licencia Europeo). Este último consiste en una espiga barrada en el interior de un círculo.

¿Las comidas para celiacos son saludables?

Después de echar un vistazo a los alimentos permitidos y comprobar que, en lineas generales, se enmarcan en la llamada dieta mediterránea, es fácil concluir que se puede comer sin gluten de manera saludable.

De todas maneras, los especialistas destacan la necesidad de que los celiacos lleven una alimentación equilibrada. Si esto es importante para todo el mundo, los afectados por la dolencia deben esmerarse mucho más.

¿Las comidas para celiacos son saludables?

La gran ventaja para poder llevar esa dieta saludable y equilibrada es que se puede elegir entre un gran número de verduras, frutas, pescados y carnes. Hay que cuidar, no obstante, el aporte de fibra y otros nutrientes presentes en los cereales que se dejan de consumir. Lo mejor es recibir esa fibra de productos como el arroz integral, el maíz o la quinoa.

Como efecto de la enfermedad, también pueden aparecer problemas para absorber algunos nutrientes, como el hierro y el ácido fólico. En principio, y si no surgen problemas asociados, la simple adopción de la dieta libre de gluten debe eliminar ese problema. Para ayudar a solucionarlo, es bueno tomar alimentos ricos en esas dos sustancias.

¿Cuántas comidas deben hacer al día los celiacos?

En este sentido no hay diferencias con las recomendaciones para los no celiacos. Las últimas tendencias en nutrición aconsejan dividir las habituales tres comidas diarias en cinco tomas diferentes. No se trata de comer más, sino de repartir los alimentos a lo largo del día.

Estas comidas deben repartirse de la siguiente forma: desayuno variado rico en alimentos saludables (como frutas, lácteos o, incluso, alguna pieza de pan tostado elaborado con cereales aptos para celiacos), un pequeño tentempié a media mañana (una pieza de fruta es la mejor elección), el almuerzo (carne o pescado con alguna guarnición saludable), la merienda (puede ser útil un yogur o una pieza de fruta con té), y una cena (la cual debe ser ligera, sobre todo a base de alimentos ricos en proteínas).

 

Publicado el Deja un comentario

Batidos adelgazantes

Batidos adelgazantes

Cualquiera que haya intentado perder peso sabe que no se trata de un proceso sencillo. Requiere sacrificios que, en ocasiones, exigen duros esfuerzos. Una pérdida saludable, sin efectos adversos y que sea duradera en el tiempo tiene que combinar un cambio en la rutina alimenticia con la realización de ejercicio físico. No obstante, a veces también se pueden buscar ayudas como para favorecer que se consiga el objetivo. Es el caso de los batidos para adelgazar

En el mundo actual y su acelerado ritmo de vida hace muy complicado mantener la disciplina que requiere el adelgazar. No es sencillo encontrar tiempo para hacer ejercicio y, además, en ocasiones ni podemos planear en condiciones una dieta alimenticia equilibrada, saludable y que nos ayude en nuestro propósito. Es en este último aspecto en el que un batido adelgazante puede ser de gran ayuda.

Estos batidos han ganado gran popularidad en los últimos años. La razón es que ofrecen buenos resultados sin perjudicar en absoluto nuestra salud. Entre sus componentes aparecen nutrientes, vitaminas, fibra y antioxidantes que son beneficiosos para el organismo y que vamos a tomar mientras la bebida nos ayuda a eliminar grasas y toxinas.

Otro de las virtudes de estos batidos es que tienen un gran efecto saciante. Esto significa que, después de tomarlo, vamos a quedar satisfechos y no tendremos hambre durante un mayor número de horas.

¿Cuáles son los batidos adelgazantes que mejor funcionan?

La mencionada popularidad creciente de los batidos adelgazantes ha provocado que aparezcan una extensa variedad de marcas y tipos en el mercado. De esta forma, es fácil encontrar los industriales, que suelen contener vitaminas y proteínas extras, los artesanales, más frescos, o muchas recetas para prepararlos en casa.  Aparte de todos estos, también hay batidos detox, destinados a eliminar las toxinas presentes en el organismos.¿Cuáles son los batidos adelgazantes que mejor funcionan?

Mezclando todos estos tipos, así como distintos ingredientes y aportes para la salud, podemos destacar algunos batidos adelgazantes especialmente efectivos.

Batidos adelgazantes de frutas

Los batidos adelgazantes elaborados con frutas son una de las mejores opciones a la hora de elegir entre las distintas variedades. Sus ingredientes son totalmente naturales y se pueden lograr sabores estupendos.

Estos batidos aportan una gran cantidad de vitaminas y aumenta la energía del cuerpo. Los antioxidantes que contienen son un elemento fundamental para luchar contra el envejecimiento, ya que contrarrestan los efectos de los radicales libres. Así, no solo ayudan a adelgazar, sino que mejoran el aspecto nuestra piel, cabellos y uñas.

Las frutas más usadas para elaborar estos batidos, en el caso de que elijamos hacerlos en casa, son el limón, la manzana, los arándanos, el melón y la papaya. Lo mejor es atreverse a mezclar y jugar con los sabores.

Batido de sandía

Entre los batidos de fruta hay uno que destaca por sus propiedades para adelgazar. Además, el batido de sandía, ofrece la posibilidad de convertirlo en un batido sustitutivo.

La sandía es una de las frutas con menos calorías y apenas contiene grasas de ningún tipo. Esto supone que puede usarse para sustituir la cena o el desayuno. Su aporte calórico es mínimo y, gracias a su contenido en agua proporciona una gran sensación de saciedad, aparte de hidratar.

Su preparación es realmente sencilla. Solo hay que picar unas rodajas de sandia, sin semillas, y añadirle un poco de hielo. Algunos prefieren añadirle un yogur 0% para darle más consistencia.

Una vez que estén los ingredientes preparados, solo queda batirlo hasta que adquiera la consistencia deseada. Es muy refrescante, idóneo para las noches de verano.

Batido intensivo

El llamado batido intensivo está indicado para los que quieran perder peso rápidamente. Es necesario tomarlo con asiduidad para que se vean sus efectos. La receta es simple: solo hay que mezclar y batir un tallo de apio, dos hojas de menta, un vaso de zumo natural y dos hojas de perejil.

Batidos verdes o Green juice

Ya sean solas o mezcladas con frutas, los vegetales y hortalizas constituyen la base de muchos batidos adelgazantes. Además, al igual que los anteriores, podríamos llamarlo batidos veganos, ya que pueden ser consumidos por éstos.Batidos verdes o Green juice

Estos batidos verdes pueden tomarse a cualquier hora y son muy interesantes para aquellos que realicen ejercicio físico. Entre los ingredientes más usados se encuentran el apio, el pepino y las verduras de hojas verdes.

Una buena ayuda para combinar con estos licuados puede ser el té verde, con grandes propiedades para quemar la grasa.

Batidos quemagrasas de zanahoria y piña

La combinación de estos dos ingredientes ha dado lugar a uno de los batidos adelgazantes más populares en estos momentos. Se aprovecha el bajo aporte calórico de la piña y las fantásticas propiedades de las zanahorias. Para colmo, su sabor es excelente, algo que siempre se agradece a la hora de tomar una de estas bebidas.

Las zanahorias son conocidas por sus propiedades diuréticas que ayudan a paliar la retención de líquidos. Esta no solo es común en las personas con sobre peso, sino que también provoca la hinchazón entre los que tienen un peso medio.

Por otra parte, esta verdura contribuye a regular de manera natural el aparato digestivo, tiene propiedades adelgazantes, mejora los síntomas de reumatismo y refuerza las defensas ante los catarros bronquiales.

Batidos de proteínas

Aunque no se trate estrictamente de batidos para adelgazar, en muchas ocasiones los preparados con alto nivel de proteínas se convierten en una gran ayuda para los que quieren perder peso. El motivo es que su contenido proteico es una buena herramienta para quemar las grasas.

Las proteínas ayudan a restaurar los músculos y potencian su crecimiento, por lo que los batidos han sido usados de manera habitual en gimnasios. Sin embargo, también ayudan a perder los kilos de más. Esto es debido a que, al tomarlas, se fuerza al organismo a usar las grasas para funcionar, haciendo que se quemen y, por lo tanto, disminuya su cantidad.

Para encontrar batidos de proteínas es recomendable acudir a tiendas dietéticas en las que puedan aconsejar sobre su uso, funciones y contraindicaciones. Normalmente, se venden en polvo con el que se elabora la bebida.

Batidos para sustituir comidas

Estos batidos son muy utilizados en dietas de adelgazamiento. No es que, por si mismos, adelgacen, sino que gracias a sus cualidades, pueden sustituir a algunas comidas aportando menos calorías.

De esta forma, el cuerpo va a ingerir un menor aporte calórico al final del día, lo que, al combinarlo con el ejercicio, hace que se produzca un déficit que tiene efecto adelgazante. Otra ventaja para los que estén haciendo dieta es que permite contar las calorías exactas que se consumen.

En internet existen recetas para preparar los batidos sustitutivos en casa. El problema, a tenor de los comentarios, es que su sabor no es demasiado bueno.

La mejor alternativa puede ser adquirir los batidos para sustituir comidas ya preparados. Estos incluyen todos los nutrientes necesarios para que nos mantengamos bien alimentados a pesar de consumir menos calorías. El mejor consejo es que lo compres en una tienda especializada y que te fijes bien en que tiene los componentes necesarios (vitaminas, fibra, minerales, proteínas…) para que la dieta sea equilibrada.

¿Se puede sustituir una comida por un batido adelgazante?

Como hemos visto anteriormente, existen batidos elaborados especialmente para sustituir comidas. No son estrictamente adelgazantes, pero si ayudan a perder peso gracias a su bajo aporte calórico y a su gran efecto saciante.

Para que los batidos para adelgazar puedan usarse de la misma manera, es fundamental que cumplan con los requerimientos nutricionales que nos aportaría la comida. Esto significa que debemos estar pendientes de las vitaminas, minerales y proteínas que aporta cada uno de los ingredientes que usemos.

En el caso de que los compremos ya preparados, la comprobación es más sencilla, ya que debe venir todo en el etiquetado. La mayoría de esos productos sí pueden sustituir a una comida, pero debes informarte antes de hacerlo.

Una buena manera de completar las propiedades de esos batidos es elaborarlos con zumo o leche en lugar de agua. Algunos, incluso, optan por añadirle un yogur.

¿Dónde comprar batidos adelgazantes?

Obviamente, en el caso de que quieras preparar tus propios batidos saciantes, no tienes más que acudir a la frutería más cercana a comprar los ingredientes.

En cambio, si estás interesado en comprar batidos adelgazantes ya preparados, existen varios lugares a los que puedes acudir. Ante todo, que sean de garantías y que puedan proporcionarte información y resolverte las dudas que puedan surgir.

En primer lugar, puedes encontrar estos batidos en algunas farmacias. En estos establecimientos los ofrecen de varias marcas, aunque dependerá de los acuerdos que tenga con cada una.

Otro buen lugar donde adquirir los batidos adelgazantes es en las tiendas de dietética. Estas ofrecen la ventaja de conocer bien el producto y, por lo tanto, pueden aconsejarte de manera más adecuada.

Así , puedes hacerlo a través de Internet, el la tienda online de Naturmeal. No se trata solo de la comodidad de poder comprar cualquier producto de dietética durante los siete días de la semana, sino también de tener a mano alguien que te pueda explicar como se utiliza lo que compras.

Publicado el Deja un comentario

Sustitutivos de comida

Sustitutivos de comida

Comer mejor y hacer ejercicio, esa es la fórmula para poder perder peso. El problema es que su aparente sencillez no se corresponde con el esfuerzo que supone y la constancia y fuerza de voluntad que se necesita para lograrlo.

De hecho, llevar una buena alimentación es la base principal a la hora de adelgazar. Sin embargo, no siempre es fácil seguir una dieta sana y variada, muchas personas se sienten frustradas por ello

Por suerte, existen algunos productos que pueden ayudar a conseguir el objetivo. Entre ellos, destacan por su eficacia los sustitutivos de comida, que pueden hacernos un poco más llevadero todo el proceso.

Si es aconsejable, en cualquier caso, que nos pongamos como meta de nuestra dieta el adquirir buenos hábitos alimenticios. Por eso, los sustitutivos de comida deben usarse solo por un tiempo limitado. Lo mejor es acudir a un especialista que nos marque las pautas de cómo y cuándo tomarlos.

¿Qué son los sustitutivos de comidas?

Los sustitutivos de comida son aquellos productos dietéticos con un muy bajo aporte calórico (entre 200 y 400 calorías) que pueden tomarse en lugar de una comida. Están considerados como un apoyo a la hora de adelgazar, ya que sus características obligan al organismo a recurrir a las reservas de grasa para conseguir energía y, por tanto, quemarlas.

¿Qué son los sustitutivos de comidas?

Además, los sustitutivos de comidas tienen un fuerte efecto saciante, lo que ayuda a sentirse satisfecho y evita picar entre horas.

En su composición destaca la poca cantidad de grasas e hidratos de carbono presentes. Por el contrario, tienen un alto contenido en proteínas y fibra. Las normativas vigentes han establecido las cantidades de esos dos últimos nutrientes, así como de vitaminas y minerales. El objetivo es que sea un alimento equilibrado.

Este tipo de productos suelen ser principalmente barritas, batidos o sopas, que combinadas entre sí o con otros alimentos constituyan una comida completa.

Beneficios

Como apuntábamos antes, el principal objetivo de los sustitutivos de comida es ayudar a los que estén intentando adelgazar a seguir una dieta baja en calorías. Igualmente, están recomendado para los que necesiten bajar pocos kilos y no quieran empezar una programa de adelgazamiento.

El beneficio más directo de estos productos es, justamente, su eficacia para ayudar a perder peso. En poco tiempo se empiezan a ver los resultado, algo que supone un reforzamiento de la voluntad de la persona que se enfrenta a ese reto.

Otra ventaja que presentan es que son útiles para sustituir una comida que, por diversas circunstancias, la persona podía haberse saltado. No es infrecuente cuando se está intentando adelgazar que, por falta de tiempo para preparar alguna comida ligera para, por ejemplo, el trabajo, se decida simplemente obviarla. Esa costumbre no es nada beneficiosa y se puede paliar llevando una barrita o similar.

Los sustitutivos de comida evitan que aparezca la sensación de hambre durante bastante tiempo después de tomarlos. Su efecto saciedad, parecido al que produce cualquier comida normal, evita que se pique entre horas.

Para los que teman que tomar estos sustitutivos acabe siendo algo monótono deben saber que existen multitud de sabores que se pueden ir alternando. En ese sentido, es más probable que resulte más monótono comer siempre ensaladas.

¿Por qué debemos tomar sustitutivos de comidas?

En primer lugar, estos sustitutivos permiten perder peso rápidamente y, lo mejor, sin provocar carencias nutricionales. Frente a las dietas super restrictivas, que acaban desequilibrando nuestra alimentación, estos productos contienen todos los nutrientes necesarios.

Aparte de ese motivo principal, hay que apuntar que los sustitutivos permiten paliar un poco la falta de tiempo para planificar nuestra dieta. Nuestro ritmo de vida actual impide muchas veces que podamos cocinar, lo que hace que nos saltemos comidas o piquemos cosas nada saludables. Una barrita o un batido son la opción ideal cuando no tengamos a mano un plato saludable y equilibrado.

Estos beneficios, como todo en la vida, no se presentan en todas las ocasiones. Los nutricionistas recomiendan un uso moderado de los sustitutivos. No están indicados para largos periodos de tiempo y, además, no pueden hacernos olvidar que el resto de la dieta debe mantener la variedad y el equilibrio entre los nutrientes.

¿Funcionan para Bajar de Peso?

Esa es, sin duda, la pregunta del millón. La respuesta corta es que sí: los sustitutivos de comida funcionan en las dietas adelgazantes. Se trata de una manera sencilla, que evita que nos saltemos comidas y contiene los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Sustituir una comida por cualquiera de estos productos es una gran ayuda para que podamos seguir nuestra dieta hipocalórica. Evita, igualmente, que piquemos snacks poco saludables o algo de bollería con grasas trans entre horas.

Su aporta nutricional los convierte en un gran apoyo para que la dieta sea equilibrada en ese aspecto. No vamos a padecer falta de elementos tan importantes como las proteínas, la fibra o algunas vitaminas.

Diversos estudios han demostrado la efectividad de estos sustitutos para perder peso. Uno de ellos, desarrollado por la American Dietetic Association (ADA) llos consideraba una buena opción para todos los que intentan adelgazar pero no tienen demasiado tiempo para cocinas.

Por otra parte, la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) también publicó un informe positivo sobre los sustitutivos. En su estudio afirmaba que ” la utilización de sustitutos de una o más comidas por preparados comerciales puede facilitar el seguimiento de una dieta hipocalórica de manera correcta, favoreciendo, en este caso, tanto la pérdida de peso como el mantenimiento del peso perdido”.

Eso sí, tal y como también afirmaba la propia AEDN, el plan para adelgazar debe incluir ejercicio físico y la educación y modificación de la conducta alimentaria.

En qué momento debemos tomarlos

Como con todos los productos de este tipo, es importante consultar a un especialista que orienta sobre su modo de uso. Lo más recomendado es sustituir una o dos comidas al día por uno de estos sustitutivo.

Una de esas comidas debería ser o el almuerzo o la cena (nunca las dos) y la otra la comida de media mañana o la merienda. Es fundamental tomar más líquido para hidratar correctamente el organismo, así como algún lácteo o una fruta que complete nuestra dieta.

Los especialistas recuerdan que estos sustitutivos no debes ser utilizados por diabéticos o personas con enfermedades cardiovasculares.

Cuales Son Los Mejores Alimentos Sustitutivos

Hoy en día se pueden encontrar en el mercado numerosos tipos de sustitutivos. Aquí comentamos algunos de los más habituales.

Barritas

Las barritas son uno de los productos más clásicos de este segmento. No solo aportan la energía suficiente para que aguantemos el ritmo diario, sino que también ofrece un poderoso efecto saciante. Aunque depende de la marca, una barrita suele sustituir a una de las comidas intermedias del día, mientras que para las dos principales se necesita comer dos de ellas.

Su principal ventaja es la comodidad que suponen. No cuesta nada llevarlas encima y tomarlas en cualquier momento, sin necesidad de preparar nada. Sus componentes están calculados para sustituir una comida, ya que aporta todos los nutrientes que nuestro organismo funcione correctamente sin notar debilidad ni cansancio.

Como el resto de los sustitutivos, las barritas tienen un contenido calórico muy bajo. Gracias a esto, son muy eficientes para perder peso dentro de una dieta hipocalórica. La mayoría de ellas contiene, igualmente, una gran cantidad de proteínas y fibra, elementos también adecuados para controlar los kilos.

Para que no se caiga en la monotonía, estas barritas se presentan con varios sabores diferentes. Así, no vamos a acabar cansándonos de comer siempre lo mismo, pudiendo ir alternando entre nuestros sabores favoritos.

Batidos

Junto a las barritas, los batidos sustitutivos son el producto más demandado de este tipo. De hecho, se han convertido en muy habituales para todos los que quieren empezar una dieta intentando mantener un aporte nutricional correcto.Batidos sustitutivos

Los batidos son de gran ayuda para perder los kilos de más. Su efecto saciante calma el ansia por comer a deshoras y las proteínas que contiene consiguen que no sintamos cansancio ni decaimiento. A esto hay que unirle su bajo contenido en calorías, algo perfecto para lograr nuestro objetivo.

El formato en el que se presentan los batidos es el polvo. Para prepararlos solo hay que añadirlos a un líquido, que puede ser agua, zumo o la leche preferida. En el mercado vamos a encontrar una gran diversidad de sabores, incluidos los de chocolate que, además, van a calmar los posibles antojos de algo dulce.

Galletas

Aunque menos frecuentes que los dos productos anteriores, las galletas sustitutivas de comida son otra buena opción para incorporar a nuestra dieta hipocalórica. Están elaboradas para que tengan un gran contenido en proteínas y en minerales como el hierro. Sin olvidar, el aporte de fibra y vitaminas que completan las necesidades del organismo.

Como el resto de los sustitutivos, las galletas están ideadas para que no acabemos cansándonos de ellas. Así, por ejemplo, algunas llevan pepitas de chocolate, dándoles un sabor deliciosos.

Natillas

Todavía poco conocidas, las natillas sustitutivas ayudan a saciar el apetito entre horas. Son muy bajas en calorías pero ricas en los nutrientes que necesitamos en nuestro día a día.

Publicado el Deja un comentario

Batidos quemagrasas

Batidos quemagrasas

Perder los kilos de más es un proceso sacrificado, difícil y que requiere una gran fuerza de voluntad. La única forma de hacerlo de forma saludable y sin temer que aparezca en efecto rebote es adoptando una dieta sana y equilibrada y abandonar el sedentarismo. Esa mezcla entre dieta y ejercicio debe ser la base de cualquier plan para adelgazar.

Por desgracia, a pesar de la aparente sencillez de la fórmula, en la práctica no es nada fácil. Por eso, existen productos dietéticos que pueden dar un empujón a nuestro empeño y ayudarnos a llegar al peso que deseamos.

Entre esos productos se encuentran los batidos quemagrasas o termogénicos. Estos se han convertido en una de las opciones preferidas entre aquellos que, por diversas circunstancias, no logran bajar de peso a pesar de dietas y ejercicios.

Los batidos quemagrasas están elaborados con ingredientes naturales que deben favorecer que nuestro cuerpo metabolice mejor las grasas que se acumulan en ciertas zonas. Para que sea realmente eficaz, es fundamental que sus componentes aporten varios nutrientes esenciales, como la fibra, las vitaminas, el agua o las proteínas.

Los expertos recomiendan tomar estos batidos entre horas, cuando aparecen esos episodios de hambre que pueden llevarnos a picar cosas poco saludables. Igualmente, se pueden usar como sustitutivos de alguna de las comidas del día, aunque, en ese caso, debemos tener mucho cuidado de que contenga los ingredientes adecuados.

3 Batidos Quemagrasas: Descubre estas Recetas Caseras

Los ingredientes de estos batidos son todos productos naturales. Predominan frutas, verduras cereales y frutos secos, por lo que son aptos para veganos. Una de sus ventajas es que las posibilidades son casi infinitas. Podemos mezclar los diferentes componentes para crear las recetas que más se adapten a nuestros gustos y necesidades.

En ese último aspecto es importante saber elegir qué resultado ofrece cada posible ingrediente. No serán los mismos si se quieren quemar grasas, desintoxicar, crear un efecto diurético o calmar el hambre, por poner unos ejemplos.

Evidentemente, también se debe tener en cuenta el gusto de cada personas, así como la disponibilidad de cada ingrediente dependiendo de cada estación.

Como regla general, los batidos quemagrasas tienen que contener nutrientes esenciales y/o proteínas, ya que estos son los que van a acelerar la quema de grasa.

Batidos quemagrasas

Batido quema-grasas de frutas

Sus resultados y su sabor lo convierten en una de las estrellas entre los que están intentando adelgazar y quieren recurrir a la ayuda que prestan los quemagrasas. Se trata de un batido bajo en calorías y que activa el metabolismo, algo fundamental para que las grasas vayan desapareciendo. Asimismo, aportan bastante fibras, ayudando a regular el sistema digestivo.

Lo mejor es beberlo fresquito todas las mañanas antes o durante el desayuno.

Ingredientes

– ½ papaya madura pelada.
– 1 pera
– 1 cucharada de salvado de avena
– El zumo de una toronja o pomelo
– 1 trozo de raíz de jengibre

Modo de Preparación del Batido

Preparar este batido es realmente sencillo. Tan solo hace falta introducir todos los ingredientes en la licuadora y batirlos durante un par de minutos hasta que todo quede integrado. Si prefieres una textura más líquida, puedes añadir un poco de agua o de leche vegetal.

Smoothie de Sandía

La sandía es uno de los ingredientes estrella de este tipo de preparados. Apenas tiene calorías, refresca y, además, su contenido en agua es muy alto. Este smoothie aporta una buena cantidad de hierro, potasio y vitaminas A y C.

3 Batidos Quema Grasa: Descubre estas Recetas Caseras

El té verde, por su parte, ofrece un efecto termogénico, por lo que incrementa el gasto calórico, lo que conlleva quemar más grasa. Es aconsejable beberlo dos veces a la semana.

Ingredientes

– 2 tazas de sandía
– 1/2 limón recién exprimido
– 1 trocito de jengibre (como 1 cm)
– 1 taza de té verde (unos 150 ml)
– 1/2 cucharada de semillas de chía

Modo de Preparación del Batido

El primer paso es pelar y picar la sandía hasta que obtengamos trozos pequeños. Aparte, vamos preparando el té verde, con unos 150 ml de agua.

Una vez la bebida esté lista, la incorporamos a la licuadora junto con la sandía, el zumo de limón, el jengibre y las semillas de chia. En pocos minutos tendremos a nuestra disposición este sabroso smoothie. Si quieres, puedes añadirle hielo para convertirlo en una bebida realmente refrescante e ideal para el verano.

Batido de plátano y piña

Esta preparación es más completa nutricionalmente hablando. Por eso, está indicada para tomarlo en lugar del desayuno o la cena. No se recomienda consumir más de uno al día.

A pesar de la mala fama del plátano, hay que decir que no tiene tantas calorías como se dice. Se trata, además, de una gran opción para los deportistas, ya que aporta energía rápida. Esta elaboración aporta diferentes nutrientes, muy beneficiosos para nuestro organismo; hay que destacar el potasio del plátano.

Ingredientes

– 1 plátano (100 g)
– 1 taza de piña troceada (200 g)
– Una cucharadita de semillas de lino (5 g)
– 1 cucharadita de jengibre rallado (5 g)
– Un chorrito de leche de almendras

Modo de Preparación del Batido

Una vez tengamos pelado el plátano y preparada la piña, metemos todos los ingredientes en la licuadora. Hay que batirlos hasta obtener una mezcla uniforme y espesa. Licuar hasta obtener una mezcla espesa y uniforme.

Motivos por los que no perdemos grasa

Comes bien, has eliminado las grasas y otros alimentos que engordan, haces ejercicio, te hidratas… pero, por alguna razón, no consigues perder grasa. Seguro que está situación le es familiar a más de uno y no cabe duda de que es desesperante.

Lo cierto es que perder grasa es la parte más complicada a la hora de tratar de adelgazar. Existen ciertas zonas en las que se acumula y resulta muy difícil eliminarla. En el caso de las mujeres, se suele localizar alrededor de las caderas y en los muslos, mientras que el vientre es el objetivo predilecto en los hombres.

Por desgracia, nuestro cuerpo sigue funcionando como hace miles de año y, por lo tanto, se dedica a guardar grasa por si es necesario quemarla en épocas de penuria.

Aparte de esa razón evolutiva, hay otros factores que contribuyen a que no podamos eliminar esos centímetros de más. Entre ellos se encuentra el estrés, algunos desequilibrios hormonales, el exceso de alcohol o una dieta alta en carbohidrato y grasas saturadas.

Hormonas

Una de las razones por la que puede costarnos trabajo eliminar la grasa son las hormonas y la edad. En el caso de los hombres, con los años los niveles de testosterona disminuyen y eso provoca que aparezcan células de grasa alrededor de la zona de la cintura.

Por otra parte, las mujeres sufren desde una edad más temprana la aparición de depósitos lípidos en caderas y muslo. Su cuerpo se prepara por si se queda embarazada y tiene que parir. Cuando llega la menopausia esa grasa no desaparece, pero puede redistribuirse en el estómago.

Dado que no es posible influir en ninguno de estos motivos, lo único que podemos hacer es realizar más entrenamiento de resistencia, comer bien y no deprimirse poniéndose metas irreales.

Alimentación

Seguro que todos hemos visto a algunas personas que se machacan en el gimnasio diariamente y no consiguen perder un gramo de grasa. Dejando a un lado los motivos anteriores, la principal causa es una mala alimentación. No importa cuanto ejercicio hagas porque si comes incorrectamente no servirá de nada.

Los culpables habituales son el azúcar, los carbohidratos refinados y el alcohol. La única solución, por lo tanto, es eliminar o reducir el consumo de esos alimentos. Prueba a introducir en tu dieta verduras de hoja verde e incluye proteínas, grasas saludables y carbohidratos complejos.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas aportan una cantidad de calorías vacías que sabotean nuestro intento por perder grasa. Por poner un ejemplo, una copa puede superar las 240 calorías, lo mismo que una porción de pizza. La solución es bastante obvia.

Estás muy estresado y haciendo demasiado ejercicio

El cortisol, cuya cantidad aumenta en situaciones de estrés elevado, afecta al almacenamiento de grasa y al aumento de peso. Problemas personales, laborales o económicos son grandes enemigos de la pérdida de grasa.

Curiosamente, realizar demasiado ejercicio también puede aumentar el estrés y, por lo tanto, el cortisol. Eso significa que, en ocasiones, el exceso de ejercicio puede hacer que no perdamos grasa.

Duermes poco

Todas las investigaciones realizadas coinciden en que la falta de sueño es un factor que impide la pérdida de grasa. Al menos hay que procurar dormir 7 horas diarias para que el cuerpo pueda recuperarse.

Algunos estudios relacionan la falta de sueño con niveles bajos de leptina. Esta se encarga de decirle a tu cerebro que estás saciado cuando comes. Si los niveles están por debajo de lo normal, tardaremos más en sentirnos lleno y comeremos más.

¿Dónde Comprar Batidos Quema Grasa?

Si los batidos los vamos a preparar en casa con productos naturales, lo único que tendremos que hacer es ir a la frutería y elegir los ingredientes que queramos.

Los que prefieran opciones ya preparadas pueden acudir a algunas parafarmacias, donde pueden encontrar batidos quemagrasas. Otra opción es una tienda dietética online, que además te da la opción de preguntar a especialistas en la materia para que te aconsejen.

Publicado el Deja un comentario

¿Qué comer para adelgazar?

¿Qué comer para adelgazar?

Todos los que han intentado perder peso saben que no existen atajos para conseguirlo. Es cierto que pueden existir algunos productos que ayuden pero, al final, todo consiste en comenzar a alimentarse adecuadamente, eliminar los ingredientes perjudiciales y en hacer algo de ejercicio de forma regular.

Entre todas las variables en juego, la más importante es la alimentación. No importa si te machacas en el gimnasio varias horas al día. Si no comes bien, no conseguirás deshacerte de la grasa sobrante. Y, más importante aún, tu salud se resentirá.

Por eso, todos los nutricionistas afirman que es indispensable analizar la dieta y el estilo de vida. No se trata solo de recortar aquellos grupos de comida que, tradicionalmente, han sido acusados del aumento de peso, sino también de conseguir unos hábitos alimenticios correctos.

Para ello se necesita comer equilibradamente, incluyendo alimentos de todos los tipos en su justa medida. Seguir la dieta mediterránea, con su base de verduras, carnes magras, legumbres y aceite de oliva es una gran manera de conseguirlo.

Una vez dicho esto, en el mercado vamos a encontrar algunos alimentos especialmente interesantes si queremos perder esos kilos de más. No es que adelgacen por si mismos, ya que no existen fórmulas mágicas, pero sus componentes nutricionales nos van a ayudar a conseguir el objetivo.

7 Alimentos Que Debes Comer Para Adelgazar

Aguacates

Comparten con el aceite de oliva la presencia de ácido oleico monoinsaturado, lo que le otorga cualidades beneficiosas para la salud. Además, parte de su composición es, simplemente, agua, por lo que no aporta demasiadas calorías.

También destaca la presencia de potasio y fibra. Esta última es la que le da su efecto saciante. Se ha comprobado que tomar aguacate disminuye las ganas de comer durante las siguientes cinco horas.

¿Cómo podemos cocinarlo?

El aguacate puede usarse como parte de las ensaladas. Su sabor combina muy bien con todas las verduras y le da un toque estupendo a esas recetas.

Además, puedes usarlo para acompañar otros platos, como un buen pescado a la plancha. Por último, es la base para elaborar el guacamole, una deliciosa receta mexicana.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

No existe un momento especialmente aconsejado para tomar aguacate. Sus características hacen que sea perfecto a cualquier hora del día. Se puede usar, por ejemplo, en los desayunos y aprovechar el efecto saciante para no picar entre horas.

Verduras crucíferas

Entre las verduras crucíferas se encuentran algunas tan habituales en nuestras cocinas como el repollo, el brócoli, las coles de Bruselas y la coliflor. La principal ventaja que ofrecen a la hora de perder peso es su contenido en fibra y proteína. Esto las convierte en muy adecuadas para regular el aparato digestivo y calmar el apetito durante más tiempo. Por último, e igualmente importante, aportan muy pocas calorías a nuestra dieta.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Si tenemos en casa brócoli, coles de Bruselas o, ahora muy de moda, kale, una de las mejores formas de prepararlas es a la plancha. También están deliciosas cocinándolas salteadas o al horno.

Por otra parte, la coliflor es perfecta para cualquier receta. Una manera diferente de tomarla es rallándola y usándola como los granos de cuscús, aunque sin tener que cocerla. Igualmente, a la plancha y sazonadas con algunas especias son una base estupenda para preparar una guarnición.

Por último, algunas de estas verduras quedan muy bien en forma de cremas. Podemos usar coliflor, nabo o romanesco para preparar una cremosa cena.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Depende mucho de como la preparemos. Las cremas, por ejemplo, son ideales para la noche, al igual que los salteados o las cocinadas a la plancha.

7 Alimentos Que Debes Comer Para Adelgazar

Pollo y ternera magra

Aunque durante mucho tiempo la carne ha sido eliminada de muchas dietas, lo cierto es que las menos grasas son perfectas para cualquier proceso de adelgazamiento. Las más destacadas son el pollo, el pavo o los cortes magros de la ternera.

Las proteínas de alta calidad que contiene la carne es fundamental para que el organismo funciones bien. Son las responsables, entre otras muchos procesos, de la construcción del músculo, importante a la hora de hacer ejercicio.

Además de todo esto, si se aumenta el consumo de proteínas sobre un 25%, vamos a reducir los antojos en un 60%.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Lo primero que debemos saber es que si nos decantamos por el pollo es importante retirarle la piel. Es ahí donde se encuentran casi la totalidad de sus grasas saturadas.

Una vez hecho esto, y al igual que las otras carnes, una gran manera de prepararlo es a la plancha. Teniendo cuidado con la sal y con solo una pizca de aceite, aportan todos sus beneficios y nos ayudan a perder peso.

Si lo preferimos, el horno es otra buena herramienta para cocinas estos platos. Nos permite hacerlos sin tener que añadir grasa y conserva todas las propiedades de la carne.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Hay mucho de convencionalismo sobre el mejor momento para tomar carne. Normalmente se ha dejado la ternera para la comida principal del día, mientras que el pollo se ha repartido entre esa y la cena.

Huevos

Otro alimento que ha tenido que lidiar con la mala fama durante mucho tiempo es el huevo. Ahora parece que muchas creencias erróneas se están abandonado y los estudios afirman que tienen muchos beneficios para nuestro organismo.

Los huevos son uno de los mejores alimentos para perder peso. El motivo es la gran cantidad de proteínas que contienen, así como sus grasas saludables.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Existen multitud de recetas que se pueden preparar con huevos. Para adelgazar, una de las mejores maneras en cocerlos, ya que así apenas van a contener grasas. Parecidos a estos huevos duros, son los que se cocinan al horno, una forma ligera y digestiva de disfrutarlos.

Por supuesto no se pueden dejar de lados las tortillas. Incluso, si queremos, podemos añadirles atún y combinar las ventajas de los dos ingredientes para bajar de peso. Por último, son un ingrediente fundamental para los revueltos de verdura.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Su versatilidad hace que podamos aprovechar sus ventajas a cualquier hora del día. Últimamente , muchos expertos están aconsejando incorporarlos a nuestros desayunos para que, desde primera hora, tengamos un buen aporte de proteínas.

Judías y legumbres

Clásicas en la dieta mediterránea, las legumbres tienen muy pocas calorías, aunque debemos vigilar qué ponemos en las recetas.

Aparte de ese bajo contenido calórico, las legumbres son muy ricas en fibra y proteínas vegetales, lo que provoca que el organismo tenga que quemar más energía a la hora de hacer la digestión.

Para completar sus beneficios, estos ingredientes no tiene apenas grasas, están libres de colesterol y aportan carbohidratos de bajo índice glucémico, convirtiéndose en una buena ayuda para quemas grasas y tener energía de sobra.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Ciertamente, los tradicionales potajes no son la mejor receta durante los procesos de adelgazamiento. Sin embargo, podemos encontrar muchas más formas de incorporar las legumbres a nuestra dieta.

Una de ellas es incorporarlas a las ensaladas, combinándolas con diferentes vegetales. Igualmente, son apropiadas para acompañar a las carnes magras o, incluso, a la pasta.

Si se quiere buscar algo más originas, hay muchas recetas para elaborar con ellas patés veganos, muy nutritivos y ligeros. Por último también se pueden servir como aperitivo, tan solo añadiéndole una vinagreta o nuestros condimentos preferidos.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Depende de cómo las preparamos. Como plato principal es mejor al mediodía. Por la noche pueden ser buenas si se toman en ensalada o como aperitivos.

Salmón

Uno de los alimentos más saludables que podemos introducir en nuestra dieta. Se trata de un pescado graso, pero el tipo de grasa que contiene es muy beneficiosa para el organismo. Igualmente, aporta una buena cantidad de proteínas y de otros nutrientes necesarios como el yodo. Al igual que los huevos cumplen con la combinación mágica ideal para adelgazar: llenan mucho, pero engordan poco.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Ya sea a la plancha o al horno, hay una regla que no debemos olvidar: no cocinarlo demasiado. Si nos pasamos, aparte de perder en el sabor, sus grasas esenciales se degradan y pierden parte de sus propiedades.

Otra buena forma de consumirlo es ahumado, una fantástica aportación para ensaladas o, simplemente, como aperitivo.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Un buen filete de salmón será perfecto como plato principal en el almuerzo o en la cena.

Verduras de hoja verde

Lechugas, coles, espinacas o acelgas forman parte de esta categoría. Son uno de los elementos fundamentales en cualquier dieta para bajar peso gracias a sus escasas calorías y su aporte de fibra.

¿Cómo podemos cocinarlo?

Ni que decir tiene que la lechuga y otras verduras similares son la base de una gran número de ensaladas. Si controlamos el aliño, son de los mejores platos que podemos tomar para perder peso.

Las espinacas o las acelgas, pos su parte, ofrecen un muy buen resultado si las salteamos. No se aconseja cocinarlas con agua, ya que provoca que pierdan parte de sus nutrientes.

¿En qué momento del día debemos comerlo?

Son muy adecuadas para nuestros almuerzos o cenas. Puedes cocinarlas en la sartén con unos ajitos y un poco de aceite de oliva, o combinarlas en una sabrosa ensalada .

Prohibido Comer: Algunos Alimentos NO Aptos para Adelgazar

Azúcares

No es una gran sorpresa que el primer alimento a eliminar de cualquier dieta sean los azúcares. Eso sí, debes tener cuidado ya que se encuentran no solo en dulces, sino en muchos otros productos que no sospechas.

Prohibido Comer: Algunos Alimentos NO Aptos para Adelgazar

Fritos

Por mucho que te gusten, los fritos también deben desaparecer si se quiere perder peso. Así que olvida los rebozados y recetas como las croquetas, el pescado frito o el pollo empanado.

Alcohol

Uno de los principales culpables de que no perdamos grasa de manera efectiva. Contienen una gran cantidad de calorías vacías, por lo que hay que evitar cualquier bebida de este tipo si quieres perder peso.

Salsas preparadas

En general hay que andar con mucho cuidado con todos los alimentos industriales. En caso de las salsas, ketchup, mostaza, barbacoa, etc. su principal problema es por la cantidad de grasas y azúcares que contienen. Esto las convierten en auténticas bombas calóricas.

¿Por qué nos cuesta tanto adelgazar?

En muchas ocasiones, adelgazar se convierte en un objetivo casi imposible. Por mucho cuidado que pongamos en la comida o por mucho ejercicio que hagamos, a veces no somos capaces de bajar de peso. Los motivos pueden ser variados, algunos modificables y otros, desgraciadamente, no.

Entre los segundos se encuentran factores físicos como la tendencia natural a acumular grasa. El cuerpo tiende a reservar esos depósitos por si en un momento de necesidad debe utilizarlos. Son los más complicados de eliminar, sobre todo a partir de cierta edad.

Otro aspecto que puede influir es el funcionamiento del tiroides. Si notamos disfunciones, lo mejor es acudir al médico.

En cuanto los factores que sí podemos cambiar se encuentra la alimentación. Es posible que, a pesar de los esfuerzos, no hayamos sido capaz de encontrar una manera de alimentarnos que favorezca la pérdida de peso. Un profesional puede ayudarnos para corregir los errores.

Publicado el Deja un comentario

Alimentos sin gluten

Alimentos sin gluten

En los últimos años se ha incrementado el número de afectados por la intolerancia al gluten. Ya sea por padecer celiaquía o por sufrir sensibilidad al gluten no celiaca, los diagnósticos no han parado de crecer. Además, de acuerdo con los médicos, aún queda un alto tanto por ciento de afectados que no lo saben.

El gluten es un grupo de proteínas que provoca en los intolerantes una inflamación de la mucosa del intestino delgado. Esto hace que la absorción de los nutrientes sea inadecuada y provoca multitud de síntomas y daños.

A pesar de las, cada vez más numerosas, investigaciones, hasta el momento no se podido encontrar una cura farmacológica para la enfermedad. El único tratamiento es dejar de comer alimentos que contengan gluten (trigo, cebada, centeno y avena) de por vida.

De esta forma, un dieta sin gluten se convierte en fundamental para controlar los síntomas causados por la celiaquía y otras enfermedades relacionadas con la proteína.

Por otra parte, se ha vuelto popular seguir este tipo de dietas entre algunas personas no afectadas por ninguna dolencia. La creencia popular es que prescindir del gluten ayuda a adelgazar, aumenta las energías y mejora la salud.

No existen evidencias científicas de que comer sin gluten aporte esos beneficios para los no intolerantes. En cualquier caso, lo cierto es que la mayoría de los estudios sobre las dietas sin gluten se han realizado solo con personas aquejadas de celiaquía, por lo que no se conoce demasiado bien los efectos para la población general.

Guía Básica Para Comenzar a Tomar Alimentos sin Gluten

Para empezar una dieta libre de gluten existe una regla muy sencilla y en positivo: se pueden consumir todos aquellos alimentos que estén libres de la sustancia. Por desgracia, los afectados van a encontrar más dificultades de las que podría parecer a primera vista.

El principal problema es que el gluten no solo está presente en los alimentos elaborados con cereales. Dadas sus cualidades tecnológicas, también se utiliza en la mayoría de los alimentos procesados, apareciendo en los productos menos sospechosos.

Los intolerantes al gluten, en cualquiera de sus variantes, tienen una amplia gama de alimentos a su disposición. Así, destacan aquellos naturales (que no sean cereales, claro) que se vendan frescos. Aparte, el aumento del número de afectados ha llevado a la industria a comercializar un buen número de productos aptos para celiacos.Guía Básica Para Comenzar a Tomar Alimentos sin Gluten

Alimentos genéricos

Una buena manera de comenzar la dieta sin gluten es optar por una mayoría de alimentos llamados genéricos, aquellos que nos ofrece la naturaleza sin procesar. Entre ellos, algunos tan importantes como las carnes, los huevos, el pescado, la leche, las verduras o la fruta. Al no contener la proteína por su propia naturaleza, estos productos no llevan el etiquetado “sin gluten”.

En el sentido contrario, se deben evitar todos aquellos productos (incluidas bebidas) que contengan trigo, cebada, centeno, triticale (cruce de centeno y trigo) y avena.

Con este último cereal, que no contiene gluten de forma natural, aparece el problema de su fácil contaminación con trigo o cebada. Para asegurarnos de que podemos comprar algo que lleve avena, debemos comprobar que el producto contenga el sello “sin gluten”. Ante la duda, mejor no tomarlo.

Para complicar un poco las cosas, existen varias modalidades de trigo, por lo que hay que conocer sus denominaciones para desecharlas de nuestra dieta. Las más habituales son la harina de trigo duro, la escaña, el kamut o la escanda. Igualmente, hay que evitar comprar alimentos en cuya etiqueta aparezca harina enriquecida con vitaminas,  harina de Graham,  con levadura o sémola.

Tabla de Alimentos sin Gluten

Grupo de alimentosAlimentos sin glutenAlimentos que pueden contener gluten (leer la lista de ingredientes detenidamente)
Cereales y tubérculosMaíz, arroz, mijo, trigo sarraceno o alforfón, quinoa, amaranto, harina de algarroba, goma guar, tapioca, mandioca, patata.Productos elaborados

(por ejemplo, puré de patatas, patatas chips, patatas bravas y arroz inflado)

FrutaToda la fruta y frutos secos crudosFrutos secos fritos y tostados con sal
VerdurasTodas las verduras, hortalizas y legumbres naturalesPlatos preparados de verdura
Productos lácteosLeche y derivados: quesos, requesón, nata yogures naturales y cuajadaCremas, pudding y flanes, batidos de leche preparados, postres lácteos, yogures de sabores y con trocitos de fruta, quesos fundidos, en porciones, de untar y de sabores
Pescado, carne y huevosTodo tipo de carnes y vísceras frescas, cecina, jamón serrano y jamón cocido calidad extra.

Pescados frescos y congelados sin rebozar, mariscos frescos, y pescados y maricos en conserva al natural o en aceite.

Huevos

Embutidos, conservas de carne y de pescado con salsas, patés diversos
Grasas, especias, salsas e ingredientes de panaderíaAceites vegetales, mantequilla, margarina, manteca de cerdo, vinagre y especias purasSalsas preparadas, salsas de soja, preparados de especias, cubitos de caldo, levadura deshidratada en polvo o granulada y extractos de levadura, pimentón
Golosinas y edulcorantesMiel y azúcarChocolate, caramelos y gominolas, cacao y helados
BebidasRefrescos, café , té, zumos naturales de fruta y néctares, cava y vinoSucedáneos de chocolate y de café, néctares de fruta con edulcorantes y licores

 

¿Cómo diferenciar las comidas sin gluten?

Como apuntábamos antes, el gluten es un elemento muy utilizado en la industria alimenticia actual. El motivo son sus cualidades como espesante o la elasticidad que otorga a las masas, entre otras. Esto provoca que, aparte del pan, las pastas o la sémola, aparezca en una enorme cantidad de los productos que venden en nuestras tiendas. Está especialmente presente  en los alimentos procesados.

De esta forma, para mantener una dieta sin gluten de forma segura, es necesario revisar en profundidad todo lo que compremos y que tiene un procesamiento previo: desde salsas, especias, productos congelados, bebidas, embutidos…¿Cómo diferenciar las comidas sin gluten?

Leer las etiquetas es algo fundamental a la hora de que los intolerantes al gluten puedan llevar una alimentación que no les perjudique. Sin embargo, no es nada fácil, especialmente para los recién diagnosticados. Por esa razón, es mejor optar por aquellos productos que nos ofrezcan una seguridad al cien por cien.

La primera categoría, si dejamos de lado los alimentos genéricos, la componen los productos elaborados específicamente para celiacos. Muchas empresas han comenzado a prestar atención a este nicho y están comercializando productos para sustituir a aquellos que siempre llevan gluten: panes, galletas, pastas, pizzas o dulces, entre otros. En cualquier supermercado o tienda especializada, encontramos estas variantes aptas para celiacos.

La ley española considera como elaborados específicamente para celiacos aquellos que contienen un máximo de 20 ppm de gluten, por lo que los podemos consumir e incluir en nuestra compra sin gluten con total seguridad

En segundo lugar vamos a encontrar otros productos con un etiquetado sin gluten. La legislación obliga a que las empresas señalen la presencia de un total de 14 alérgenos diferentes. Deben hacerlo además, de una manera clara. Así, tienen que aparecer con distinta tipografía y en negrita, para que se vean bien. Desafortunadamente, la ley no obliga a especificar si hay riesgo de la presencia de trazas de gluten. Es muy importante que nunca demos nada por “libre de gluten” sin haberlo comprobado positivamente

Por último, existen una serie de sellos que certifican que el alimento es apto para los intolerantes. Son, sin duda, los que ofrecen más confianza, ya que se han realizado análisis previo por parte de organismos especializados.

En España encontramos dos logos diferentes. El primero, una espiga barrada (símbolo internacional que indica que puede ser consumido por los celiacos). El segundo, el símbolo de Controlado por FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España).

Beneficios de tomar alimentos sin gluten

Habría que distinguir entre los, evidentes beneficios que obtienen los alérgicos al gluten y los que, no tan claramente, afirman los que no tienen esa afección pero quieren eliminar la sustancia de su dieta.

Intolerantes al gluten

El beneficio principal de los intolerantes al gluten cuando prescinden de los alimentos que contienen esa proteína es bastante evidente: empiezan a recuperarse de los daños sufridos en su organismo. Su intestino va recuperando su estado natural y los síntomas que acompañan la dolencia desaparecen.

Cambios en los hábitos alimentarios

Como hemos comentado, no existen evidencias médicas que prueben las ventajas de llevar una dieta libre de gluten entre los no intolerantes. En cualquier caso, sí hay algunas consecuencias indirectas que pueden calificarse como positivas.

La primera es que, al cuidar más lo que se compra, los hábitos alimenticios mejoran. Hay que tener en cuenta que una de las fuentes del gluten son los alimentos procesados. Eliminar estos de la dieta suele aportar beneficios para cualquiera. Además, lo normal es sustituirlos por productos frescos, mucho más saludables para el organismo.

Por otra parte, muchos de los productos que llevan gluten naturalmente son altos en calorías. Abandonar el consumo de bollería, pizzas, pastas no integrales y otros alimentos similares puede llevar a perder peso, algo positivo aunque no tenga nada que ver con el gluten.

Mejor salud gastrointestinal

Esta mejora es evidente entre los afectados por la celiaquía o la sensibilidad al gluten, quienes van recuperando la salud en este aspecto cuando dejan de tomar los cereales señalados. Menos claro está que se produzca el mismo efecto entre los no celiacos. Existen fuentes que afirman los alimentos se digieren mejor, pero de momento no hay estudios que lo respalden.

Consumo de más fibra

De nuevo un efecto indirecto pero muy positivos. Aquellos que eliminan el gluten de la dieta tienden a consumir más fibra, con los beneficios que ello conlleva.

Dónde comprar alimentos sin gluten online

La buena noticia es que, en la actualidad, la oferta de alimentos sin gluten ha crecido mucho. La mala, que todavía los precios son superiores a sus equivalentes con la proteína.

Para encontrar buenos productos sin gluten online existen bastantes alternativas que cubren todo tipo de necesidades. Así, la mayoría de supermercados con pedidos online cuentan hoy en día con una gama de alimentos libres de gluten.

Si se prefiere acudir a tiendas online más especializadas, en la red pueden encontrarse muchas empresas dietéticas que venden alimentos. Naturmeal es uno de los mejores ejemplos de estas tipo de tiendas. La gran ventaja es que, además de encontrar deliciosos alimentos sin gluten, también se pueden consultar las dudas que puedan surgir sobre los productos y la conveniencia de comprarlos según las circunstancias personales.

 

Publicado el Deja un comentario

Cereales sin gluten

Cereales sin gluten

Hasta no hace demasiado, el gluten era un desconocido para la mayor parte dela población. Tan solo los celiacos conocían que era, ya que es la causante de su enfermedad. Se trata de una proteína presente en algunos cereales, especialmente en el trigo, el centeno y la cebada. Alrededor del 1% de la población, según los últimos datos, padece una intolerancia a esa sustancia. Al consumirla, se producen daños en el intestino delgado, acompañado por una gran variedad de síntomas.

A pesar de que cada vez se está investigando más sobre la dolencia, hasta el momento no existen tratamiento farmacológico para ella. La única manera de controlarla es eliminando de la dieta todos aquellos alimentos que contengan gluten.

Afortunadamente, la creciente conciencia sobre la enfermedad está haciendo que se comercialicen muchos productos aptos para los intolerantes.

En el caso de los cereales, los sustitutos más habituales son el maíz y el arroz. Junto a ellos, podemos encontrar otras variedades a las que se puede recurrir y que la celiaquía no limite demasiado la vida de los que la padecen.

Cereales sin Gluten: Descubre cuáles son los mejores

Uno de los problemas de eliminar cereales como el trigo o el centeno de la dieta es que no se tratan de alimentos cualquiera. Son muy ricos en nutrientes, por lo que siempre se ha aconsejado que estuvieran presentes en nuestra alimentación. Los intolerantes al gluten deben, así, encontrar otros que aporten sus ventajas.

Cuando alguien es diagnosticado de celiaquía, posiblemente considere a los cereales en general como algo peligroso. En nuestra gastronomía, el más utilizado es el trigo. Tan presente está en nuestra rutina que se utiliza para preparar alimentos tan habituales como el pan, la pasta, la pizza y muchos dulces. En cuanto a la cebada, basta con apuntar que su presencia hace que la cerveza quede prohibida para los afectados por la intolerancia.

Estos problemas hacen obligatorio conocer las alternativas a los cereales que contienen gluten. Existen más de los que podemos pensar y, aprendiendo a reconocerlos y a utilizarlos, van a hacer que no haya que eliminar alguna de nuestras comidas favoritas. En más, algunos de los que sí se pueden tomar se encuentran entre los más consumidos del mundo. Es solo cuestión de incorporarlos a nuestros hábitos.

¿Qué son los cereales sin gluten?

En realidad, el concepto es bien sencillo: los cereales sin gluten son todos aquellos que no tienen esa sustancia entre sus componentes. El gluten es una proteína cuya función es aglutinar, estructurar y hacer de emulgente.

Entre sus cualidades en la alimentación se encuentra su papel para ligar las moléculas de agua y retener los gases durante la fermentación en el interior de la masa de la harina. Precisamente esto es lo que convierte el gluten en un elemento fundamental a la hora de que el pan adquiera su volumen y obtenga una consistencia elástica y esponjosa.

Lo mismo ocurre con otros productos de repostería, ámbito en el que la harina de trigo es utilizada de manera mayoritaria. Pero, además, la industria ha aprovechado esas características para incorporar el gluten a numerosos alimentos preparados. Por ejemplo, numerosos tipos de salsa envasadas contienen la proteína para aumentar el volumen y mejorar la textura.

Tipos de Cereales sin Gluten

La dificultad estriba en encontrar cereales sin gluten que puedan ser usados de la misma o similar manera que el trigo, la cebada, el centeno y los otros cereales con gluten. La lista de posibilidades es larga, pero entre los que más se están usando se encuentran los siguientes.

Tipos de Cereales sin Gluten

Arroz

Si no es el alimento más consumido del planeta, seguro que el arroz se queda cerca. Para los celiacos es un alivio poder contar con este grano, ya sea para consumirlo entero o en forma de harina.

Como todos sabemos, es un cereal básico en la alimentación humana. Es muy rico en magnesio, potasio, vitamina B y fósforo, por lo que se trata de un producto realmente saludable y que ofrece infinitas posibilidades en la cocina.

En el caso de la harina, cada vez se están elaborando más productos con ella, desde panes hasta algunos dulces. Es cierto que el sabor final puede variar un poco, pero solo es cuestión de acostumbrarse.

Tipos de arroz sin gluten

Maíz

Como el anterior, el maíz es uno de los cereales más consumido en todo el planeta. En muchas gastronomías, si harina se ha usado para elaborar tortillas o recetas similares que hacían el papel de nuestro pan.

Su grano aporta mucha fibra y vitamina A, además de ser un producto con un gran efecto saciante. Si queremos preparar recetas con harina de maíz, hemos de tener en cuenta que su sabor es algo más dulce que su equivalente de trigo. En cambio, si preferimos otras maneras de tomar el cereal, siempre podremos comernos una sabrosa mazorca a la brasa.

Trigo sarraceno

Es probable que el nombre de este pseudocereal asuste a los que padecen de celiaquía. Sin embargo, no tienen de qué preocuparse, ya que no tiene nada que ver con el trigo tradicional. El grano tiene una forma triangular y entre sus componentes destacan la lisina y las proteínas vegetales.

La harina es claramente distinguible de la del trigo normal, ya que es de color oscuro. Otorga a las recetas un toque rustico y un sabor dulce y amargo a la vez. Se está utilizando mucho para la preparación de galletas, pasta o gofres.

Mijo

Con un gran contenido en fibra, el mijo es el alimento perfecto para los que padecen de estreñimiento y otros problemas estomacales. Además, es una importante fuente de minerales, como el hierro y el fósforo, y de vitamina B.

Además de en forma de harina, el mijo es perfecto para tomarlo en ensalada, guisos, revueltos de verduras o con los desayunos.

Sorgo

Según muchos expertos, el sorgo es el más prometedor de los cereales sin gluten. De momento, no es demasiado conocido, pero sus propiedades lo convierten en casi un superalimento.

El cereal se presenta con varios colores diferentes y es una de las mejores fuentes de fibra, hierro y vitaminas A, E y B. Ideal para elaborar pan, tortitas, masa de pizza, pasta, pasteles, ensaladas, guisos y mucho más.

Quinoa

Si el anterior es el cereal sin gluten del futuro, la quinoa es uno de los más importantes en el presente. No solo son los celiacos los que sacan provecho de sus cualidades, sino también vegetarianos y veganos.

Esto es debido a su riqueza en fibra, proteínas vegetales y ácidos Omega 3 y 6. Es perfecto para tomar como guarnición, con verduras, en ensaladas frías o calientes, en desayunos o añadiéndola a las sopas.

¿Cuáles son los mejores cereales sin gluten para mi bebé?

Como comentábamos antes, los cereales forman parte de la alimentación saludable, cuestión por lo que era necesario buscar sustitutos para los que contengan gluten. Pero, si eso pasa con los adultos, la situación es aún más complicada con los bebés.

¿Cuáles son los mejores cereales sin gluten para mi bebé?

La celiaquía se puede presentar durante los primeros meses de vida, algo que va a impedir a los pequeños contar con la energía que aportan los cereales. Desde siempre, este grupo alimenticio ha formado parte de la dieta de los niños y, como no podía ser menos, varias marcas han comenzado a comercializar productos para ellos libres de gluten.

Los cereales para bebés son una fuente de energía ricos en vitaminas y minerales que los bebés van a necesitar para un correcto crecimiento.

Nutribén

Alter Farmacia, una empresa española, es una de las marcas con más presencia en el mercado de la alimentación infantil desde hace ya 60 años. Al igual que la mayoría de las otras marcas, marca los 4 meses de vida como el momento ideal para comenzar a darle a los bebés alimentos complementarios. La OMS amplia un poco la recomendación y señala los 6 meses como el momento para hacerlo.

Los cereales sin gluten de la marca Nutribén contienen maíz, arroz -ambos sin gluten- y azúcar y puede contener trazas de leche.

Nestlé

Una de las grandes del mercado, Nestlé, también ofrece sus cereales sin gluten para que ningún niño se quede sin el aporte de energía que necesitan. En este caso, la marca ha optado por hidrolizar los cereales para facilitar la digestión.

Además de no contener gluten, estos cereales no llevan azúcares añadidos. Aportan alrededor de 95 kcal/100 ml.

Cereales Hero Baby Natur

Los cereales sin gluten de esta marca están elaborados con granos completos, lo que permite mantener el salvado y el germen. De esta forma, aportan la suficiente cantidad de hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales y fibra que que necesita el bebé para mantener todas su vitalidad.

Estos cereales no contienen azúcares añadidos para que el bebé se acostumbre a sabores naturales. Además mantienen el mejor sabor y el aroma.

Blevit plus sin gluten

Los cereales utilizados por esta marca son el arroz y el maíz, perfectos para un dieta sin gluten pero con todos los nutrientes necesarios. Destaca por su alto contenido en hierro y calcio, además de ser una gran fuente de vitaminas. No contiene azúcares añadidos.

¿Dónde Comprar Cereales sin Gluten?

No es demasiado complicado encontrar cereales sin gluten, especialmente los más comunes como el maíz y el arroz. En cualquier supermercado vamos a encontrar una buena oferta. Lo mismo pasa con otros como la quinoa gracias a la fama que ha conseguido.

En cambio, puede ser necesario acudir a tiendas especializadas en dietética o herboristerías, muchas online, para obtener algunos de los otros nombrados. Este tipo de establecimientos son también perfectos para encontrar las diferentes harinas extraídas de esos cereales.

En cuanto a los cereales para bebé, las farmacias siguen siendo el mejor punto para adquirirlas y obtener la información necesaria para que el pequeño crezca sano y fuerte.

Publicado el Deja un comentario

Probióticos naturales

Probióticos naturales

Sin duda, todos hemos escuchado en algún anuncio televisivo hablar de algún producto que contiene probióticos como sinónimo de saludables para el organismo. Sin embargo, es posible que muchos no sepan exactamente qué son y porque tienen propiedades beneficiosas cuando son consumidos.

Los expertos en nutrición y los especialistas en la salud del sistema digestivo suelen decir que dos sustancias que nunca deberían faltar en la dieta de cualquier persona. Se trata de los prebióticos y de los probióticos, imprescindibles para mejorar la digestión.

Como decíamos, a pesar de que el nombre se ha popularizado, aparte de esos expertos, la mayoría desconoce su naturaleza, cómo actúan o en que alimentos son más frecuentes. Por ese motivo vamos a intentar aclarar algunas de esas cuestiones.

La palabra “probiótico” proviene del griego y está compuesta por el vocablo “pro” (en favor de) y por “bio” (vida). Etimológicamente, pues, es el concepto contrario al de los conocidos antibióticos.

Su definición, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la siguiente: «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo hospedador».

¿Qué son los Probióticos Naturales?

Una vez conocida la definición de probiótico queda por ver su denominación como naturales. La explicación es sencilla: están contenidos de forma natural en ciertos alimentos. Tampoco pierden la consideración de naturales aquellos que son incorporados a suplementos nutricionales. En este último caso, hablamos de los mismos microorganismos, solo que se añaden a comprimidos, sobres o cápsulas.

¿Qué son los Probióticos Naturales?

De manera general, los probióticos suelen ser bacterias. En algunos casos, en cambio, se trata de hongos y levaduras que tienen las mismas características y efectos.

Sin importar si los tomamos de sus fuentes naturales o mediante suplementos, los probióticos se encuentran en alimentos lácteos que poseen principalmente especies intestinales de lactobacilos y bífidobacterias (yogur, chucrut, kéfir, tempeh, encurtidos…).

Los probióticos naturales, al ser ingeridos por el ser humano en una cantidad adecuada, alteran su microbiota, o sea, el conjunto de microorganismos vivos que habitan en nuestro sistema digestivo. Esas alteraciones, como veremos, se traducen en múltiples beneficios para nuestro organismo

Beneficios

Los beneficios de los probióticos comienzan por sus efectos en el sistema digestivo. Así, son muy adecuados para combatir y prevenir enfermedades intestinales, como pueden ser la colitis, el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn. Igualmente, mejoran la digestión y combate de manera efectiva la acidez.

Otras afecciones relacionadas con el sistema gastrointestinal que experimentan mejoras gracias a los probióticos son el estreñimiento y la diarrea, ya que su presencia regula el tránsito intestinal. Por otra parte, ayuda a que el organismo absorba mejor los nutrientes necesarios para el organismo.

Los probióticos aumentan de forma natural la producción de macrófagos, unas células que fortalecen el sistema inmunológico. Asimismo, son de gran ayuda para luchas contra enfermedades como la candidiasis, la hemorroides o la infección urinaria.

Los intolerantes a la lactosa son uno de los colectivos más favorecidos por los efectos de los probióticos, ya que sus cualidades permiten digerirla mejor.

Tipos de Probióticos Naturales

Entre los probióticos más frecuentes se encuentran las especies que pertenecen a los grupos de Bifidobacterium, Lactobacillus y Saccharomyces.

Entre estos, destaca el Lactobacillus Acidophilus, una de las bacterias que más beneficios aporta y que es muy utilizada como suplemento alimenticio.

Lactobacillus Acidophilus

Está considerado como el probiótico más potente. Diversos estudios han demostrado que L. Acidophilus actúa como un antibiótico natural para nuestro cuerpo. Entre otras cosas, tiene la capacidad de librarnos de buena parte de los patógenos presentes en los alimentos que comemos, el aire que respiramos y el resto de elementos del entorno que entran en contacto con nosotros.

Aunque lo podemos tomar como parte de algunos alimentos lácteos, en ocasiones viene bien completar su número mediante suplementos. Algunas circunstancias, como el estrés, los estilos de vida poco saludables, y lo más importante, las dietas poco saludables, puede acabar destruyendo nuestras cantidades naturales microorganismos probióticos.

Lactobacillus bulgaricus

El L. bulgaricus tiene un papel importante en la digestión de los carbohidratos de la leche. Esta propiedad convierte a este probiótico en una gran ayuda para todos aquellos que sufren de intolerancia a la proteína de la leche (lactosa).

Lactobacillus casei

En este caso, el L. casei es una bacteria probiótica capaz de producir ácido láctico. Gracias a esta cualidad, se suele emplear en la preparación de productos lácteos fermentados.

En cuanto a sus usos para mejorar la salud, algunas cepas probióticas de Lactobacillus casei han demostrado su eficacia para aliviar algunas enfermedades bacterianas patógenas gastrointestinales. Asimismo, está indicada para favorecer la recuperación de la diarrea en niños, evitando sus efectos más graves.

Streptococcus thermophilus

Esta bacteria ácido láctico, la Streptococcus thermophilus, tiene una importancia considerable en la industria alimentaria. Un ejemplo de sus propiedades en esta campo, es su uso como cultivo inicial para la elaboración de productos lácteos fermentados, como por ejemplo el yogur y el queso

Al igual que ocurre con otros probióticos similares, las personas afectadas por la intolerancia a la lactosa verán mejorada su dolencia tomando S. thermophilus. Al convertir esa proteína de la leche (la lactosa) en ácido láctico mediante una enzima, la digestión se vuelve más ligera. Finalmente, esto evita las molestias típicas de esta condición, como son la flatulencia, el dolor estomacal y el vómito.

Otro de los beneficios de a S. thermophilus es el control de diarreas agudas, especialmente de aquellas provocadas por bacterias patógenas.

Igualmente, cabe señalar su poder para controlar la gastritis. Por último, consumida junto a Lactobacillus delbrueckii ayuda a erradicar la bacteria Helicobacter pylori, causante de algunos tipos de úlcera.

Lista de Alimentos Probióticos

Los alimentos más ricos en probióticos son aquellos que han pasado por un proceso de fermentación. Esto implica que una colonia de bacterias ha alterado la estructura molecular del alimento en cuestión, haciendo que se transforme en otro diferente al original. Lista de Alimentos Probióticos

Ese producto derivado del primero suele ser más fácil de digerir y contener mucho más nutrientes Un ejemplo sencillo es el paso de la leche a queso y a yogur.

Yogur

No cabe dudas de que es el alimento que presenta una de las combinaciones más perfectas de fermentos. Contiene tanto lactobacillus, como bífidus activos. Aunque durante años dejó de hacerse, ahora se está volviendo a elaborar en casa con leche de vaca, oveja o cabra. El yogur equilibra y regula el funcionamiento de la flora intestinal.

Kéfir

Menos frecuente en nuestro país que el yogur, el kéfir es una de los productos lácteos más ricos en minerales como el calcio, fósforo, sodio y magnesio. También es destacable su aporte en del grupo B, vitamina K, A y E. Además contiene aminoácidos y menos carbohidratos que el yogur.

Chocolate negro

El chocolate negro está siendo cada vez más valorado por sus cualidades saludables. Hay que explicar que esas propiedades aparecen solo en sus variedades más puras, con la menor cantidad de ingredientes posible aparte del cacao.

Como prueba de sus beneficios, el chocolate negro contiene cuatro veces más probióticos que los lácteos que ingerimos diariamente. A pesar de sus ventajas, es recomendable consumirlo con moderación.

Chucrut

Como ocurre con el kéfir, el chucrut no es un alimento demasiado conocido en nuestro país. Sí lo es, en cambio, en Alemania y otros países centroeuropeos. 

Se trata de un producto que surge de la fermentación de las hojas de repollo en salmuera. Contiene una enorme cantidad de bacterias, lo que lo convierte en uno de los alimentos probióticos por excelencia. Además, también es rico en fibra y vitaminas C, B y K.

Kombucha

Desde China y su tradición milenaria llega la kombucha, un elixir al que se le atribuyen múltiples propiedades. Para la medicina oriental, esta bebida tiene propiedades depurativas, energizantes y antioxidantes.

La base de este producto es un té verde endulzado. Después, este té fermenta por el efecto de una colonia simbiótica de bacterias y levaduras llamadas SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast).

Durante dicha fermentación, la kombucha gana en presencia de vitaminas, aminoácidos y ácidos orgánicos. El resultado final es una bebida con muchos efectos beneficiosos para la salud y especialmente para la digestión.

Miso

En japonés significa “fuente del sabor” y en España es habitual encontrarlo en algunas sopas orientales. Se trata de un condimento que aporta (como dice el nombre) sabor a las comidas.

Quesos blandos

Sin importar el origen de la leche con la que estén elaborados (vaca, oveja o cabra), el queso blando es uno de los alimentos probióticos más recomendados.

Muchos de ellos, por ejemplo, son ricos en lactobacilos indispensables para la salud de la flora intestinal y el correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Kimchi

Al igual que el chucrut, este alimento se prepara con repollo. En este caso, proviene de la cocina oriental, más concretamente de Corea. Aunque no es demasiado conocido en España, sí que se puede encontrar en tiendas asiáticas o en restaurantes orientales.

Para fermentar el kimchi, se usan ingredientes como la cebolla, ajo, zanahoria. Su sabor suele ser picante y se emplea como condimento o guarnición de carnes